domingo, 30 de mayo de 2010

Celso Emilio Ferreiro / Epitafio...



EPITAFIO SIN SARCÓFAGO


Existen monumentos al soldado desconocido
pero nadie se acuerda del labrador que labra la tierra
en el campo donde nació el soldado desconocido,
ni del obrero que construyó la casa
donde vivió el soldado desconocido,
ni de la madre que parió un niñito rubio
que después llegó a soldado desconocido,
ni del poeta que canta, muriéndose de asco,
para que en el mundo no haya soldados desconocidos.


Celso Emilio Ferreiro


***

3 comentarios:

  1. Buen poema. Hay lugares en los que la tumba del soldado desconocido adquiere una relevancia que la eleva sobre el bien y el mal.
    Escribí un relato sobre ello, más que al soldado desconocido a la tumba.
    Salut

    ResponderEliminar
  2. No sé si era a finales de 1975 o primeros de 1976, yo era un mocoso de 16 años, se intentó hacer un homenaje a D. Antonio Machado aquí en Madrid por primera vez desde 1939. Recuerdo a Aurora de Albornoz, que había editado sus poemas de guerra y a Celso Emilio Ferreiro, que con los folios en la mano, intentó leer unos poemas.
    Y digo intentó porque resulta que el lugar elegido, al lado de la Real Academia de la Lengua, era también donde vivía el insigne José María Pemán, el caso es que hubo una llamada de un "vecino" a la policía denunciando a unos "rojos" y los "grises" nos disolvieron con su habitual delicadeza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar