martes, 25 de mayo de 2010

Instantes / ¿Leyenda urbana?



Instantes

Si pudiera vivir nuevamente mi vida.
En la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido, de hecho
tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría
más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido, comería
más helados y menos habas, tendría más problemas
reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente
cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría de tener
solamente buenos momentos.
Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos;
no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca iba a ninguna parte sin termómetro,
una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas;
Si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres
y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante.
Pero ya tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.



Es paradójico que el poema más conocido de Jorge Luis Borges sea “Instantes”, que no fue escrito por Jorge Luis Borges. La profusa difusión que se le ha dado a la especie de que Borges lo escribiera, ha hecho que la gente crea como cierta esta suerte de leyenda urbana de la literatura de habla hispana.

Kodama reveló que la autora de “Instantes” es realmente Nadine Stair. Iván Almeida, ofrece una conclusión sobre un nombre adicional: Ron Herold. Según Almeida, “Instantes”, además de haber sido atribuido erróneamente a Borges, lo ha sido también respecto a la señora Stair.

3 comentarios:

  1. Seguimos desmontando a Borges...Dan ganas de descalzarse y salir a jugar.
    Sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  2. Las obras atribuidas pueden resultar interesantísimas. Me acuerdo ahora de la pintura de Goya, "El coloso", que ya no es de Goya. Los sabios que se llenan la boca con grandilocuencias amparados bajo la coartada del GENIO, cuando le quitan la autoría se quedan con el culo al aire con el mismo estrépito, pero, ¿Quién consulta las hemerotecas?

    ResponderEliminar
  3. Sea quien sea el autor, a propósito de los primeros versos, me acuerdo de unas palabras de la brasileña Clarice Lispector:

    "Pasé la vida intentando corregir los errores que cometí en mi ansia de acertar".

    Pues eso.

    ResponderEliminar