viernes, 21 de mayo de 2010

Rimbaud / Saldo



Saldo
En venta lo que los Judíos no han vendido, lo que ni la nobleza ni el crimen han saboreado, lo que ignoran el amor maldito y la probidad infernal de las masas; lo que ni el tiempo ni la ciencia han de reconocer:
Las voces reconstituidas; el despertar fraterno de todas las energías corales y orquestales y sus aplicaciones instantáneas; ¡la ocasión, única, de liberar nuestros sentidos!
¡En venta los Cuerpos sin precio, al margen de toda raza, de toda gente, de todo sexo, de toda descendencia! ¡Las riquezas que surgen a cada paso! ¡Saldo de diamantes sin control!
¡En venta la anarquía para las masas; la satisfacción irreprimible para los aficionados superiores; la muerte atroz para los fieles y los amantes!
¡En venta las moradas y las migraciones, deportes, magias y confort perfectos, y el ruido, el movimiento, y el porvenir que producen!
En venta las aplicaciones de cálculo y los saltos de armonía inauditos.
Los hallazgos y los términos insospechados, posesión inmediata,
Impulso insensato e infinito hacia los esplendores invisibles, hacia las delicias insensibles –y sus secretos enloquecedores para cada vicio- y su alegría aterradora para la multitud.
¡En venta los Cuerpos, las voces, la inmensa opulencia incontestable, lo que no se venderá jamás.
¡Los vendedores no han terminado el saldo! ¡Los viajantes no tienen que devolver tan pronto su comisión!

Arthur Rimbaud (Iluminaciones)

2 comentarios:

  1. Creo que los autores importantes deberían leerse con ganas y una cierta edad para comprenderlo. Rimbaud es uno de ellos aunque hay muchos. En la universidad o en el instituto las lecturas siempre obligatorias pero no siempre entendidas ni disfrutadas no te permiten saborear el festin de la Literatura con mayúsculas.
    Por suerte algún profesor te abre los ojos.
    Salut.
    PD: viendo la foto del balcón y la bandera te comento que ayer hice la ruta de la batalla del Ebro y al final del recorrido en Corbera, en el Poble vell, entre las ruinas de algún indiscriminado bombardeo leimos unos emotivos textos que habíamos escrito. Y lloramos lágrimas tricolores.

    ResponderEliminar
  2. "Nunca he dejado de ser una niña incapaz de entender el mundo, aunque jamás he encontrado a nadie lo suficientemente fuerte como para reconocerlo." Louise Bourgeois

    A veces, sí.

    Un saludo "tricolor"

    ResponderEliminar