miércoles, 5 de mayo de 2010

Robert Walser / subrayados


R. Walser en rodajas / Citas sin orden ni concierto.

“Aquí, según veo, parece haberse instalado Herr von Bergen, el torturador de muchachos von Bergen. Finge estar soñando, pero en realidad reparte “tortas” con una complacencia celestial escabrosa. O bien ordena: “¡Flexionad el tronco hacia delante!” ¡Y como goza entonces decorando el trasero del pobre muchacho, con un regalito de su caña de bambú!”

“Y aquél otro ¿Quién es? ¿El señor pastor Strecker? ¿El largo y descarnado pastor Strecker, nuestro profesor de Religión? ¡Diantre! Pues sí que es él. “¿Duerme usted Reverendo? Esta bien, siga durmiendo, así no le hace mal a nadie. Sus clases de religión solo sirven para perder el tiempo, hoy en día, ¿comprende?, la Religión no tiene ningún valor. El sueño es más religioso que toda su religión. Acaso durmiendo es cuando más cerca estamos de Dios. ¿Qué le parece?”

“Hablando en serio: Los que obedecen suelen ser una copia exacta de los que mandan. Un criado no tiene más opción que adoptar las máscaras y modales de su amo para, digamos, perpetuarlas de buena fe.”

“…Pues los tontos como él están hechos para llegar lejos, para escalar, vivir bien y mandar, mientras que quienes, como yo, son en cierto sentido inteligentes, han de tolerar que sus propios talentos florezcan y se marchiten al servicio de otros. Yo, yo seré algo muy humilde y pequeño.”

“Afirmo que, asimismo, hablo húngaro y polaco, cuando así me lo piden, pero no suelo permitir que nadie ose pedírmelo.”

“Que si soy sueco, me pregunta el ayudante del barbero.”

“Es el dinero lo que hace “judíos” a los hombres, un judío pobre no es un judío, y los cristianos ricos -¿Dios me libre?- son los peores judíos.”

“Hay que saber actuar. Quien echa el pecho al agua con el debido recato recibe un trato señorial. Hay que aprender a dominar las situaciones. Yo soy habilísimo en echar la cabeza atrás como si estuviera indignado; no, simplemente asombrado por algo. Miro a mi alrededor como queriendo decir:”¿Y esto qué es? ¿Cómo? ¿Se han vuelto aquí todos locos?”. El efecto es seguro.”

“He vendido mi reloj para poder comprar tabaco. Sin reloj puedo vivir; sin tabaco, no; es vergonzoso, pero ineluctable.”

Robert Walser / Jakob von Gunten

4 comentarios:

  1. Me presentó a Walser, E. Vila-Matas, ahora me toca conocerlo a fondo. Es uno de mis pendientes. Cada vez que leo algo suyo pienso que debería dejar lo que tengo entre manos o entre ojos para leerlo.
    Necesito dos vidas y media para leer todo lo que tengo ganas.
    Salut

    ResponderEliminar
  2. Decía Roberto Bolaño que él cada cierto tiempo desaparecía, porque hay mucho que leer y la vida no es tan breve como se piensa. Vila-Matas construye sus obras a partir de sus lecturas. Un libro le lleva a otro libro, un autor a otro autor, y a las lecturas de ese autor y a ...
    y nosotros simples lectores de algunas páginas diarias tratamos de seguirle jadeantes por puro voluntarismo que inevitablemente acaba en derrota.
    Sin embargo con Walser ha sido un auténtico festín, es un autor de verdad extraordinario.
    Yo que tu le haría un hueco en esta vida. Por si acaso.
    Salut

    ResponderEliminar
  3. Pues yo tampoco lo oonocía. Pero hay muchos otros que "conozco" sin conocer y aún tengo por leer.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Nunca acabamos de conocer, David. Montaigne dijo que escribía para conocerse: “Así, lector, soy yo mismo la materia de mi obra.” Yo pienso que como lectores o mirones o oyentes, conocemos algo y nos conocemos un poco.

    ResponderEliminar