lunes, 28 de junio de 2010

Kafka va de putas / Diarios






Lo cuenta en sus diarios, era el verano de 1911 en París, le acompañó su amigo Max Brod. En París buscando los placeres del amor en un burdel “organizado racionalmente” y con “timbre eléctrico”, en el que todo se desarrolló tan rápidamente que Kafka apenas puede imaginarse cómo ha ido a parar a la calle tan deprisa.



“Resulta difícil contemplar a las chicas con detenimiento (…) en realidad sólo recuerdo a la que estaba justo delante de mí. Le faltaban dientes, se mantenía muy derecha, se sostenía el vestido con el puño cerrado sobre las partes pudendas y abría y cerraba al mismo tiempo, rápidamente, sus grandes ojos y su gran boca. Su cabello rubio parecía desgreñado. Era delgada. Miedo a olvidarme de no quitarme el sombrero. Hay que apartar realmente la mano del ala.”

En Campo Santo (W.G. Sebald)

No hay comentarios:

Publicar un comentario