miércoles, 14 de julio de 2010

Para los más obtusos / ELOTRO


Qué sería de nosotros sin las multinacionales farmacéuticas.


Hoy en El País: Glaxo ocultó los riesgos de su fármaco estrella contra la diabetes.
El gigante de la industria farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) ha ocultado durante 10 años que su fármaco estrella contra la diabetes, Avandia, se asocia a riesgos cardiovasculares. (es decir: aumenta el riesgo total de infarto, ictus o muerte).Los datos salieron de un estudio organizado por la propia compañía en 1999, un año antes de que el producto se pusiera a la venta, según reveló ayer The New York Times. ( es decir: hace 11 años que los directivos de GSK, de los mejores pagados del mundo, sabían que decenas de miles de enfermos de diabetes, acabarían muriendo más temprano que tarde, de una enfermedad cardiovascular, gracias a ¡¡Avandia!!)El escándalo llega mientras las agencias del medicamento de Europa y Estados Unidos consideran la posible retirada del fármaco. (es decir: estas agencias, llenas de empleados muy bien pagados, que se supone “controlan e inspeccionan” todos los medicamentos que serán prescritos a la incauta y enferma chusma, ha tardado 11 años en valorar la posibilidad de…)La Agencia Europea del Medicamento (EMEA) y la Food and Drug Administration norteamericana (FDA) anunciaron la semana pasada que estaban investigando la seguridad del Avandia. ( es decir: lo mismo pero para los más obtusos.)La razón no era el ensayo de 1999 recién descubierto, sino dos estudios publicados en junio pasado, que también asocian el fármaco a riesgos cardiovasculares. La decisión de las dos agencias se espera para hoy mismo.
(es decir: ya que lo sabe hasta el tato, hoy mismo decidimos.)Avandia fue autorizado en 2000 tanto en Europa como en Estados Unidos. Se utiliza contra la diabetes de tipo 2, la forma de esta enfermedad que se manifiesta en la edad adulta, asociada al sobrepeso. En España, consumen Avandia unas 80.000 personas. En el mundo, las ventas del fármaco supusieron el año pasado 920 millones de euros, el 2,7% de las ventas de Glaxo. (es decir: que parece que todas las mentirijillas eran por un poco de pasta.)La compañía aduce que seis ensayos clínicos recientes, llevados a cabo desde 2007, muestran que Avandia "no aumenta el riesgo total de infarto, ictus o muerte". Según los documentos recogidos ahora por The New York Times, Glaxo inició en secreto el estudio de 1999 en un intento de demostrar que su fármaco Avandia era más eficaz y tenía menos efectos secundarios que la píldora antidiabetes de la competencia, Actos, de los laboratorios Takeda.
De haber sido esa la conclusión, la compañía habría publicado el estudio. Pero como el resultado fue el opuesto -Avandia reveló más riesgos cardiacos que su competidor-, los directivos de Glaxo decidieron mantener el ensayo en secreto, y así lo han hecho durante los últimos 10 años. Ni han publicado los datos ni los han facilitado a las autoridades sanitarias. (es decir: que las autoridades sanitarias eran ciegas y sordas…)Los documentos conocidos ahora incluyen algunos correos electrónicos embarazosos para la farmacéutica. Uno de sus ejecutivos, Martin Freed, escribía en el mes de marzo de 2001: "A petición de Sr. Mgmt. [probablemente Senior Management, la cúpula de la empresa], estos datos no deben ver la luz del día para nadie de fuera de GSK". (es decir: en moscas cerradas no entran bocazas.)Un directivo de Glaxo, Rhona Berry, solicitó en 2001 que la empresa publicara parte de los ensayos secretos de 1999. El mismo Freed mencionado antes le respondió en un correo electrónico: "Rhona, ni hablar. Esos resultados ponen a Avandia bajo una luz bastante negativa, cuando miran a la respuesta de la monoterapia RSG. Es una historia difícil de contar y esperamos que nunca vean la luz". Freed ya no trabaja en Glaxo, según ha aclarado la empresa. En otro documento, la compañía calcula el coste que supondría la revelación de los riesgos vasculares de Avandia. Según esa estimación, el laboratorio dejaría de ingresar 600 millones de dólares (470 millones de euros) entre 2002 y 2004.
(es decir: será por pasta.)
El destino de Avandia ha causado una enorme división entre los responsables de la FDA, según revelan los mismos documentos. El director del departamento de nuevos fármacos de la agencia, John Jenkins, no solo ha defendido la permanencia del medicamento en el mercado, sino que ha informado en detalle a los directivos de Glaxo de las deliberaciones internas del organismo.
En la otra parte, Rosemary Johann-Liang, que fue miembro del departamento de nuevos fármacos -el que dirige Jenkins-, dejó la FDA tras ser sancionada por recomendar que los riesgos cardiovasculares de Avandia se enfatizaran en el prospecto. Johann-Liang ha criticado con dureza los contactos de su ex jefe Jenkins con la farmacéutica. "Estas cosas no debieran pasar", declaró ayer. "Alguien debería tomar una decisión sobre el liderazgo de la FDA".
(digo yo: que pertenezco a familia de diabéticos del nivel más bajo de la chusma, y me ofrezco voluntario y también me postulo para darles a estos señores su propia medicina en la dosis más adecuada para evitarles sufrimientos innecesarios.)

4 comentarios:

  1. Te diría que indignante, criminal, vergonzoso, alucinante, increíble, que estoy a a cuadros, etc... pero esta es la "medicina" de todos los días. Desde que supe que utilizaban a cobayas sin saberlo estos (ciudadanos de pleno derecho, supuestamente) en Estados Unidos inyectándoles plutonio, pues vamos..

    Yo no soy diabético, pero me ofrezco voluntario también para ir contigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues vete preparando la herramienta, que apuntado quedas.

    (Tú que eres cinéfilo, ¿esto es de Atraco a las tres o de Rufufú?)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Esto es de "Menuda panda de..." Está por rodarse.

    ResponderEliminar
  4. Hay que ver lo que se cuece en la rebotica. Está claro que estamos y seguiremos estando en sus manos, luego dicen que no nos automediquemos... en algunos casos no hay diferencia.

    ResponderEliminar