martes, 24 de agosto de 2010

Alice Munro


“La gente abre tiendas para vender cosas, espera hacer negocio para tener que ampliar la tienda y vender más cosas, hacerse ricos y acabar por no tener que ir a la tienda, ¿no es así? Pero ¿no hay otras personas que abren una tienda con la esperanza de refugiarse en ella, entre las cosas que más valoran –los hilos o las tazas o los libros- y sólo con la idea de reafirmarse, de acomodarse? Pasarán a formar parte de la manzana, de la calle, parte del mapa de la ciudad y, por último, de los recuerdos de todos sus habitantes. Se sentarán a tomar café a media mañana, sacarán los oropeles de costumbre por Navidad, limpiarán los escaparates en primavera y colocarán los nuevos artículos. Para estas personas, las tiendas son el equivalente de una cabaña en el bosque, un refugio y una justificación.”


Alice Munro (La virgen albanesa)

2 comentarios:

  1. Creo que yo sería de esos segundos en el caso de abrir una, pero claro, como no haya un mínimo de negocio, tu "refugio" se viene abajo.

    ResponderEliminar
  2. Yo que soy más viejo ya lo he sido y, sí, se viene abajo. Pero recuerda lo de Beckett: No importa...fracasa de nuevo, fracasa mejor...

    Un saludo.

    ResponderEliminar