martes, 31 de agosto de 2010

Bertolt Brecht




Vosotros, los que emergeréis de la marea
en la que nosotros nos hundimos
recordad
cuando habléis de nuestra debilidad
la tenebrosa era
a que escapasteis.


Bertolt Brecht

3 comentarios:

  1. Ya conocía este texto. Y siempre me pareció genial. Es cierto. A veces nos ponemos a juzgar o evaluar cosas que tal vez las veríamos de distinta forma si las hubiésemos vivido.

    ResponderEliminar
  2. Tampoco es que "vivir" las cosas sea la panacea para poder juzgar o evaluar, no tienes más que mirar alrededor y asusta ver a tanto "cacho de carne bautizao" opinando y sentando cátedra sobre cualquier asunto, incluidos aquellos en los que no tienen un primo experto.
    De todas maneras pienso que gracias a que cualquier cretino -yo mismo- puede difundir sus opiniones, podemos trazar la cartografía de la estupidez humana con más precisión.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Venga, Luis, no juguemos al pobrecito de mí, que te gano en autocompasión, y jamás podría considerar un cretino a quien me trajo el Spirou Ardilla de mi infancia.
    Pero tienes también razón, y no sabes lo que me molesta esos tipos que por haber sido corresponsales de guerra o haber vivido ciertas situaciones hablan como tú dices, sentando cátedra y los demás no tenemos ni puta idea, porque no lo hemos vivido... o peor aún, como aquel del primo del calentamiento global (la que le debió caer al primo (ja,ja) )
    Lo que pasa es que el texto de Bretch yo lo veo en otro sentido (y así se lo aplico). "Vivir" las cosas no sirve para juzgar o evaluar, pero si no eres rematadamente tonto, sí ha de servir para algo (a algunos, tristemente sólo para decir que ellos "sí han vivido" y pueden opinar, no el resto).
    Otro saludo.

    ResponderEliminar