viernes, 10 de septiembre de 2010

Enrique Lihn


Pies que dejé en París


Pies que dejé en París a fuerza de vagar
religiosamente por esas calles sombrías
La ciudad me decía no eres nada
a cada vuelta de sus diez mil esquinas
y yo: eres bella, a media legua, hundiéndome
otro poco en el polvo deletéreo:
nieve a manera de retribución,
y en la boca un sabor a papas fritas

Enrique Lihn

No hay comentarios:

Publicar un comentario