jueves, 9 de septiembre de 2010

Jonathan Franzen


“..era incompatible la lenta tarea de leer con la hiperactividad de la vida moderna. De repente tuve la impresión de que mis amigos que acostumbraban a leer ya ni siquiera se disculpaban por haber abandonado este hábito. Una joven conocida que había estudiado literatura inglesa, cuando le pregunté qué estaba leyendo contestó: ¿Te refieres a una lectura lineal? ¿Como cuando lees un libro de principio a fin?”


Jonathan Franzen

3 comentarios:

  1. Lectura lineal... Vaya! Me gusta esa definición. Y lo que apunta el texto es bastante cierto.

    ResponderEliminar
  2. Verdad, verdad. Y esa pregunta es como para caerse de espaldas; máxime viniendo de quine viene; pero, bueno, creo que conozco varias personas de esas, no sé de qué me espanto.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que conocéis "el chiste" que publicó El Roto hace unos días; Una madre lleva a su hijo al cole y le dice: "Recuerda que para tu futuro, lo importante no es lo que aprendas, sino al lado de quién te sientas".
    Así que leer ¿para qué?
    Recuerdo que hace muchos años un compañero de trabajo me dijo que se iba a gastar la mayor parte de su presupuesto familiar para pagar el colegio de su hijo, que se codee con los ricos y que de un braguetazo.
    Y por último; de mi círculo de amigos, el que más ha triunfado económicamente es el único que no ha leído un libro en toda su vida.
    No sigo porque estoy con Llámame Brooklyn de Eduardo Lago.
    Un saludo

    ResponderEliminar