viernes, 8 de octubre de 2010

Franz Kafka


Investigaciones de un perro.
Estas son cuestiones tan complejas, cuestiones que, por lo general, se prefiere eludir- comprendo también este punto de vista, hasta lo comprendo mejor que el mío – y a las que sin embargo me he entregado por completo.
¿Por qué no hago como los demás, por qué no vivo en armonía con mi pueblo, sin dar importancia a lo que turba precisamente esta armonía, considerándolo como un simple fallo dentro del gran conjunto; por qué no me oriento hacia lo que nos une en felicidad, no a lo que naturalmente – siempre en forma irresistible – nos arranca del circulo de nuestro pueblo?
.....Si esto es válido para una especie tan insensata, extraña y hasta no viable como la de los perros voladores, ¿ no habría de serlo también para la mía?
Sobre todo teniendo en cuenta que mi aspecto no es tan singular, que soy perro de clase media, muy abundante en esta región, que no me destaco en nada, que no soy especialmente despreciable y que en mi juventud y aun en mi edad adulta, antes de abandonarme, fui bastante bien parecido.....


Franz Kafka

No hay comentarios:

Publicar un comentario