martes, 26 de octubre de 2010

Nayem el Gareh / ELOTRO


Se llamaba Nayem el Gareh, un joven saharaui de 14 años, cayó abatido por las balas del Ejército marroquí en un control en el campamento de Agdaym Izik, situado a 15 kilómetros al este de El Aaiún, la capital del Sáhara.

De momento no ha habido reacciones fuera de tono por el suceso. Trini ha hecho unas declaraciones que demuestran lo bien preparada que estaba para el cargo, cuando estaba en Sanidad parecía que la tía habia nacido en un hospital y ahora parece que a la tía la parieron en una embajada, “si pude con la gripe…”)


El rey Mohamed VI, el amigüito del borbón, visiblemente consternado por la pérdida, ha dado orden de esperar a que la prensa y la televisión española comience su campaña de apaleamiento al actor Gillermo Toledo y en un visto y no visto, se descubrirá a los auténticos culpables: la conjura comunista entre Chávez, Cuba y el Frente Polisario.

El “laureado pajillero catalán”, Don Félix de Azúa, se ha pedido “primer” a pesar de que había declarado a bombo y platillo que se retiraba a los cuarteles de invierno en vista de que Montilla no le hace ni puto caso ni nadie le ofrece puestecitos como la dirección del Instituto Cervantes en París, que un señorito tan exquisito tiene muchos gastos y no es fácil llegar a fin de mes con lo de la universidad, lo de Prisa, lo de las conferencias, lo de Herralde, lo de la Sgae…

El cachondo de Eduardo Mendoza ha hecho un libro sobre la guerra civil, ha ganado el Planeta, 601.000 euritos y ha declarado que a la guerra civil hay que enviarla al trastero de la historia. Que cachondo el tío…

El señorito Marías, también ha puesto el grito en el cielo porque los dirigentes políticos desprecian las muy notables y sensatas sugerencias que ofrecen todos a una y por un módico precio, además de él mismo, los Savater, Ramoneda, Juliá o Gómez Pin…y avisa que pueden hartarse de ser tan generosos porque como todo el mundo sabe lo hacen, lo de opinar según los intereses del amo Cebrián, desinteresadamente y por su vocación de servicio público.

Vila-Matas se pregunta: “Y a todo esto, ¿en qué momento se jodió la literatura? (...)
Es alarmante y desagradable observar, por ejemplo, cómo éxito y vanidad -o fracaso y fanfarronería, combinación también muy frecuente-, se relacionan de un modo tan estrecho como miserable.”
Sospechamos de qué lado se encuentra ahora Don Enrique aunque no creo que se considere vanidoso, una vez más acude a Kafka y a Bolaño y hace un canto a la humildad. ¿Y dónde colocamos a esos miserables mediocres que tanto se rieron de usted? ¿O no eran mediocres como escritores sino miserables por triunfadores? ¿Y que coño tiene que ver todo eso con la literatura?
Parece que a Juan Mal-herido también lo van a contratar. Es la única plantilla que crece, la de los majetes…

Se llamaba Nayem el Gareh, un joven saharaui de 14 años, cayó abatido por las balas del Ejército marroquí en un control en el campamento de Agdaym Izik, situado a 15 kilómetros al este de El Aaiún, la capital del Sáhara.


ELOTRO

1 comentario:

  1. Joder! Mi hijo tiene 15. El resto del post con lo de la literatura...
    En fin...

    ResponderEliminar