lunes, 18 de octubre de 2010

Nicolas Chamfort / (Máximas)




Si eres sospechoso de una falta que tus jueces hayan podido cometer, tú eres un hombre perdido.







Cualquiera que haya destruido un prejuicio, un solo prejuicio, es un bienhechor de la humanidad.




La sociedad está dividida en dos grandes clases: la de los que tienen más comida que apetito y la de los que tienen más apetito que comida.




La mujer es como la sombra: si la huyes, sigue; si la sigues huye.





El amor gusta más que el matrimonio, por la misma razón que hace que las novelas sean más entretenidas que la historia.





Es preciso elegir entre amar a las mujeres o conocerlas; no hay otro medio.





Hace siglos que la opinión pública es la más malvada de las opiniones.





Dignidad sin méritos se hace acreedora a cumplidos sin estimación.






En las cosas grandes los hombres se muestran como les conviene; en las pequeñas se muestran tal como son.






El mundo físico parece la obra de un ser pode­roso y bueno que se vio obligado a abandonar la ejecución de una parte de su plan a un ser malig­no. Pero el mundo moral parece ser el producto de los caprichos de un diablo que se volvió loco.

Nicolas Chamfort

5 comentarios:

  1. Interesantes estas máximas. Me parecen más ciertas las de contenido social; menos, las que se refieren a las mujeres.
    Un cordial saludo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  2. Son retazos de sabiduria.

    En cuanto a la arquitectura es otro cantar, me parecen retazos de ostentación. Se trata de esta arquitectura que se proyectó para complacer la vanidad del arquitecto y de aquel personaje o institución que hizo el encago. Es una arquitectura que está más pendiente de la forma bonita que sale en la fotografía que de cumplir con la función que tiene encomendada y dar bienestar al hombre.

    -a veces la única función que tienen ciertas arquitecturas es la propaganda política-

    Perdona que cite un artículo propio que puse en mi blog, se trata de "Cuando la arquitectura cambia de idioma", en él trataba esta perversión de la arquitectura moderna. Es un artículo que publiqué en catalán y que ahora voy a ponerlo otra vez, traducido al español.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  3. Claro pero ¿quién es el guapo que acierta con las mujeres?. Un saludo Pablo.

    Francesc, son fotos que tomé en el mismo viaje a Valencia en el que fotografié El Cabanyal, y claro es la otra cara de la misma moneda política. Solo que es esta la que enseñan, aquí le montaron el escenario al Papa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Luis, ¿y quién es la guapa que acierta con los hombres? (ja,ja).
    Algunas máximas están bien, pero las fotos están muy bien. No sabía que fueran tuyas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. En Barcelona deberían montar un escenario de sacófagos. Estamos temblando con la visita papal.

    Que no nos pase nada.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar