miércoles, 27 de octubre de 2010

Ramón (Greguerías)




Prefiero las máquinas de escribir usadas, porque ya tienen experiencia y ortografía.

Hay momentos en que las moscas parecen querer arrancarse la cabeza como desesperadas de ser moscas.

El cerebro es un paquete de ideas arrugadas que llevamos en la cabeza.

Donde comienza uno a volverse loco es en casa del fotógrafo, mirando fijamente y sonriendo a donde no había por qué mirar ni sonreír.

Nos acordamos de cosas de las que no nos acordamos nosotros, sino lo que nos rodea.

El panegírico parece alimenticio pero no lo es.

Por los ojos nos vamos de la vida.

El colmo de la errata es poner “herrata”.

En la noche helada cicatrizan todos los charcos.

“Admon de Lotería” es un nombre bíblico más que una abreviatura.

1 comentario:

  1. Este Don Ramón es un pozo sin fondo, si hubiera vivido cien años más aún hubiese extraido de este pozo más y más ideas.

    Gómez de la Serna, con tinta de estilográfica escribió "con el columpio las niñas nos enviaban el aire de sus coños"

    Decía Josep Pla que Gómez de la Serna sentía de una manera delirante y trágica el problema de la posesión del mundo.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar