domingo, 31 de octubre de 2010

Roland Barthes


“Como le gusta encontrar, escribir, comienzos, tiende a multiplicar este placer: por ello escribe fragmentos: cuantos más fragmentos escribe, más comienzos y por ende más placeres (pero no le gustan los fines: es demasiado grande el riesgo de la cláusula retórica: tiene el temor de no saber resistir a la “última palabra”, la última réplica).
El Zen pertenece al budismo “torin”, método de la apertura abrupta, separada, rota (el kien, por el contrario, es el método de acceso gradual). El fragmento (como el haiku) es “torin”, implica un goce inmediato: es el fantasma de un discurso, un bostezo de deseo.”

Roland Barthes

No hay comentarios:

Publicar un comentario