domingo, 3 de octubre de 2010

Zbigniew Herbert / Poema Curatia Dionisia





La piedra está bien conservada La inscripción (latín decadente)
reza que Curacia Dionisia vivió cuarenta años
y de su propio bolsillo erigió este modesto monumento
solitario continúa su banquete suspensa la copa
el rostro sin sonrisa Palomas demasiado toscas
los últimos años de su vida los pasó en Britania
junto al muro de contención de los bárbaros
en un castrum del que quedaron los cimientos y las bodegas
ejercía el más viejo oficio del mundo
breve pero sinceramente lloráronla los soldados de la Tercera Legión
y cierto viejo oficial
ordenó a los tallistas colocar un par de cojines bajo su codo
delfines y leones marinos indican un viaje lejano
aunque desde aquí había sólo dos pasos hasta el infierno


Zbigniew Herbert (1969)


Versión de Xaverio Ballester

3 comentarios:

  1. Precioso.
    Lo que me inquieta es que pasara los últimos días junto al muro de contención. Este tipo de muros son estructuras inestables, pierden la estabilidad porque vuelcan, se rompen o se desplazan. Pobre Curacia Dionisia.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. "Otra pena pa mi coño" era la expresión que solían utilizar, al término de la faena, las rabizas sevillanas; que por cierto ejercían, cerca de mi barrio, en unas tapias junto a la vía del tren.
    Hoy en día esas tapias de ladrillo han sido sustituidas por unos impresionantes lienzos de hormigón. El AVE, el progreso...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. En Barcelona, en el barrio chino (hoy barrio del Raval)existe la calle de las Tapias, donde aún hay varios burdeles.

    En cuanto a los muros, intentaré poner en mi blog, de qué están hechos los muros de contención.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar