viernes, 5 de noviembre de 2010

Bauhaus




"Programa de la Staatliches"

BAUHAUS De Weimar.


¡El ultimo fin de toda actividad plástica es la arquitectura! Decorar las edificaciones fue antaño la tarea mas distinguida de las artes plásticas, que constituían elementos inseparables de la gran arquitectura. Actualmente presentan una independencia autosuficiente de la que solo podrán liberarse de nuevo a través de una colaboración consciente de todos los profesionales.

Arquitectos, pintores y escultores deben volver a conocer y concebir la naturaleza compuesta de la edificación en su totalidad y en sus partes. Solo entonces su obra quedará de nuevo impregnada de ese espíritu arquitectónico que se ha perdido en el arte de salón.Las viejas escuelas de Bellas Artes no podían despertar esa unidad, y cómo podían hacerlo si el arte no puede enseñarse. Deben volver a convertirse en talleres. Este mundo de diseñadores y decoradores que solo dibujan y pintan debe convertirse de nuevo en un mundo de gente que construye. Cuando el joven que siente amor por la actividad artística vuelva a comenzar como antaño su carrera aprendiendo un oficio, el artista improductivo no estará condenado a un ejercicio incompleto del arte, pues su pleno desarrollo corresponderá al oficio, en el cual puede sobresalir.¡Arquitectos, escultores, pintores, todos debemos volver a la artesanía! Pues no existe un arte como profesión. No existe ninguna diferencia esencial entre el artista y el artesano.

El artista es un perfeccionamiento del artesano. La gracia del cielo hace que, en raros momentos de inspiración, ajenos a su voluntad, el arte nazca inconscientemente de la obra de su mano, pero la base de un buen trabajo de artesano es indispensable para todo artista. Allí se encuentra la fuente primera de la imaginación creadora.¡Formemos pues un nuevo gremio de artesanos sin las pretensiones clasistas que querían erigir una arrogante barrera entre artesanos y artistas! Deseemos, proyectemos, creemos todos juntos la nueva estructura del futuro, en que todo constituiría un solo conjunto, arquitectura, plástica, pintura y que un día se elevara hacia el cielo de las manos de millones de artífices como símbolo cristalino de una nueva fe.

Walter Gropius



Objetivos de la Bauhaus

La Bauhaus trata de reunir toda la actividad artística creadora en una sola unidad, de reunificar todas las disciplinas artesanales -escultura, pintura, artes aplicadas y manuales- en una nueva arquitectura, como partes inseparables de la misma. El ultimo, aunque remoto, objetivo de la Bauhaus es la obra de arte unitaria -el gran edificio- en la que no existan fronteras entre arte monumental y decorativo.La Bauhaus desea preparar a arquitectos, pintores y escultores de toda categoría para que se conviertan, según sus capacidades, en artesanos hábiles o artistas y creadores independientes y fundar una comunidad de trabajo compuesta de maestros y aprendices que sea capaz de crear obras arquitectónicamente completas -construcción, acabados, decorados y equipos- y que respondan en su conjunto a un mismo espíritu.




Principios de la Bauhaus

El arte nace por encima de todo método, no es susceptible de aprendizaje, pero si lo es, en cambio, la artesanía. Arquitectos, pintores, escultores, son artesanos en el sentido original de la palabra, por ello se exige como base indispensable para toda creación plástica una preparación artesanal básica de todos los alumnos en talleres y obradores experimentales. Los talleres propios deben construirse gradualmente y se deben establecer contratos de aprendizaje con talleres no adscritos a la escuela.La escuela esta al servicio del taller y un día será absorbida por este. Por lo tanto, no habrá profesores y alumnos en la Bauhaus, sino maestros, oficiales y aprendices. (…)

4 comentarios:

  1. oh!
    siempre quise una de esas máscaras

    de oskar schlemmer, quizá?

    oh!

    ResponderEliminar
  2. El trabajo que hizo la Bauhaus fue importantísimo, el concepto principal fue el racionalismo más práctico y su objetivo llenar el habitat humano con la gran riqueza de las formas simples y objetivas, popularizar el diseño y la arquitectura. Este noble objetivo fue apropiado por la especulación inmobiliaria y aquella pureza formal se convirtió en construcción barata, bajos costes y facilidad de venta. El capitalismo voraz pudo con los anhelos de Gropius, Mies, Schlemmer... a esto hay que añadir el efecto de la Guerra y el éxodo de arquitectos y artistas hacia USA donde fueron absorbidos por el comercialismo del Pop.
    Maldita sea.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente Francesc, la Bauhaus puso sobre el tapete algunas cuestiones que hasta entonces no habían abordado ni la sociedad ni la mayoría de los artistas o sus parientes pobres los artesanos. La vertiente social de las artes y los oficios artesanos, su imbricación en el sistema político-social, el cuestionamiento de los métodos clásicos de enseñanza, la orientación de las investigaciones y experimentaciones en la dirección de su utilidad social y pública y no en función del insaciable provecho empresarial...En fin, otra experiencia que fue abortada por los partidos de la derecha alemana que calificaron a la Bauhaus de nido de comunistas y degenerados...por fin llegaron los nazis y dieron el portazo.
    Una anécdota que creo que es significativa. Mi sobrina se ha licenciado en Historia del Arte por la UCM y no ha tocado el tema de la Bauhaus en ningún curso. Qué casualidad.

    ResponderEliminar
  4. Corren malos tiempos, Luis, la Bauhaus es un vecino incomodo.

    A veces pienso que los asnos más grandes están en la Universidad, pero no debe ser así, lo que se encuentra en la Universidad es una mala voluntad. Truculenta mala voluntad.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar