miércoles, 3 de noviembre de 2010

DE-SO-PI-LAN-TE


Se encontraron Valle Inclán y Benavente en el madrileño “callejón del Gato”, un estrecho pasaje que no admite a dos personas a la vez, acompañados por sus respectivos acólitos.
Benavente dijo: " yo no cedo el paso a un imbécil "
A lo que replicó rápidamente Valle mientras se apartaba gentil: " yo sí "



Fuente: (¿)

3 comentarios:

  1. Buenísimo, pura esgrima.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Hola Luis:

    No quería dejar pasar esta ocasión, ya que ante el maestro Valle siempre hay que inclinarsse -¿dónde encontrar hoy en día a Valle?, uno mira a izquierda y derecha y dan ganas de llorar-

    Esta farse de Valle tiene, quizá, más enjundia si se recuerda lo que Max Estrella le dice a Latino de Hispalis en Luces de Bohemia:
    "Los ultraístas son unos farsantes. El esperpentismo lo ha inventado Goya. Los héroes clásicos han ido a pasearse en el callejón del Gato." Latino le responde que está completamente en curda y Max continúa:
    "Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada"
    Latino apunta irónico:
    "Miau te estas contagiando"
    y Max responde con una frase de una actualidad tremenda:
    "España es una deformación grotesca de la civilización europea".

    Sólo queda imaginarse a Benavente en los espejos del Callejón del Cato y todo adquiere una profundidad mayor que la ingeniosida de la frase.

    Y hasta aquí llego (la explicitación del esperpento continúa en toda la Escena Undécima de Luces de Bohemia).

    Luis, si puedes dale una mirada a Carl Sandburg -en todo caso pásate por mi mail-.

    nos seguimos leyendo,

    salut,
    hugo

    ResponderEliminar