sábado, 13 de noviembre de 2010

Héctor Germán Oesterheld




EL ETERNAUTA. Escaleras abajo, (Círculo de Bellas Artes de Madrid, 12-11-2010) Guillermo Saccomano, argentino también, es decir, extratodo y último premio Biblioteca Breve con El oficinista (Seix Barral), habla de Héctor Germán Oesterheld. Guionista de cómic como el propio Saccomano, Oesterheld empezó a publicar en 1958 la serie El eternauta (Norma), una historieta de ciencia ficción que terminó convirtiéndose en una alegoría anticipatoria de la dictadura militar. Si el protagonista es "un aparecido en un país de desaparecidos", su propio autor, de la generación de Borges y Sábato, terminaría siendo víctima de la represión: sus cuatro hijos fueron asesinados; sus nietos, secuestrados y él mismo, torturado. La paradoja es que sus verdugos en el "chupadero" habían leído sus obras: durante años fueron la única literatura a la que tuvo acceso una masa de gente cuya biblioteca era un quiosco.
Saccomano, de 62 años, llamó a Oesterheld "narrador homérico" y desgranó su propia autobiografía intelectual -lector de historieta, padre sindicalista, militante comprometido- para reivindicar la dignidad del cómic, una lectura con otros ojos: "Fue Borges quien nos hizo ver como alta cultura a autores populares como Melville, Conrad o Stevenson". Después criticó a los escritores. Había 100 muy a mano, 99 al menos: "Se está perdiendo el nervio. Los novelistas se preocupan más por salir en televisión que por corregir la última página que escribieron. Su rol está hinchado. Y encima proliferan las novelas sobre escritores. ¡Pero si es el oficio más aburrido del mundo!".


Según Saccomano, sus colegas han dejado de plantearse un puñado de preguntas básicas: ¿para quién escribo?, ¿por qué?, ¿qué tipo de sociedad quiero?

Fuente: El País

4 comentarios:

  1. Un gusto disfrutar de tu blog, si te apetece también puedes ver algo diferente en el mío, aquí te dejo el enlace.
    http://manuharojurado.wordpress.com/
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esta bien la reflexión sobre el propio trabajo de escritor pero con estas preguntas se corre el riesgo de caer en el manierismo.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo, Francesc, pero en realidad lo que hoy predomina es el manierismo de los escritores "famosos" "de grandes ventas" "fáciles de leer" "entretenidos" y si de camino aprendemos a construir catedrales...
    En fin, de todas maneras pienso que ante las preguntas de Saccomano, la inmensa mayoría tiene una idéntica respuesta: Para ser rico y famoso.
    Como cualquier concursante de Gran Hermano...
    Pero el post iba más por Oesterheld, un gran artista, un extraordinario escritor; alguien realmente comprometido, a través de su obra, con el tiempo que le tocó vivir. Por eso los militares argentinos lo asesinaron, esos canallas fascistas saben bien a quién disparan...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. El Eternauta me encantó. Tengo que volver a leerlo.
    Un saludo.
    PD: Si el escritor o el libro es bueno, me da igual que además salga en la televisión o sea famoso... No sé...Supongo que será también porque se preocupa por la escritura y lo otro viene añadido. Es como un director o un actor... No voy a juzgar su trabajo por lo famoso o mediático que sea o deje de ser.

    ResponderEliminar