viernes, 5 de noviembre de 2010

Thomas Schütte

"Mi forma de trabajo no es monolítica ni sigue una línea trazada. No conduzco por una autopista, voy andando y a veces me pierdo. Puede que vuelva al mismo punto veinte años después. Es como una caminata por las montañas, no es cuestión de marketing y de producción"



"Uno de mis maestros fue Gerhard Richter y él podía tener diez estilos distintos a la vez. Desde entonces no me interesan los estilos”

“La situación era diferente, no eran estrellas. Sólo Beuys, quizá. O Warhol. Podías hablar con cualquiera de ellos en clase, en los museos, donde los encontraras. Era normal que casi cada semana cayeran por la academia artistas como Richard Serra. Los profesores enseñaban pero no querían seguidores, no querían crear enanos. Nos trataban como iguales, como artistas, no como estúpidos. Sólo que nosotros no estábamos en los circuitos del dinero, ni existía el star system o la presión del mercado.”


“En los años ochenta los artistas tenían unos egos enormes. Luego fueron los comisarios quienes desarrollaron tremendos egos. Y ahora son los coleccionistas los que se pavonean. En la inauguración de una exposición hoy no distingues quién es el artista, es alguien del montón. Pero los coleccionistas entran dando la nota.”


“Yo formo parte de ello, pero no es plato de mi gusto. Prefiero los momentos en los que trabajo con las manos. En Estados Unidos, por ejemplo, no llegas a tener éxito como artista si no vas a cenas e inauguraciones a diario. Yo no he tenido mucho éxito en América por eso. No es que sea antisocial, pero lo mío es el trabajo.”


“Lo que ha sucedido en la última década es que el dinero es el que diseña las carreras de los artistas, y eso es totalmente estúpido. (Hemos vendido toda la exposición el primer día, ¿qué hemos hecho mal?). Venderlo todo en un día significaba haber caído en algo demasiado fácil, decorativo o kitsch.”



“Es lo que hicimos Muñoz y yo, agregamos elementos de juego, teatro, enigma, historias, iluminación. Una puesta en escena.Todo con la intención de motivar al público. Salir del esquema autista y de pensamiento único que imperaba. Tratamos de dar unas claves para crear historias.”



“El tema es que yo puedo trabajar tranquilamente durante un año sobre un pedazo de papel. Un papel de un euro y un lápiz de un euro son suficientes para un año de trabajo. De alguien como Claes Oldenburg se puede aprender mucho, por ejemplo. De un boceto sobre cartón se puede lograr algo monumental. Se puede decir que pertenecen a la vieja escuela porque la gente que las ejecuta sabe lo que hace. Me gusta trabajar la cerámica. La prefiero al plástico o a otros materiales nuevos. También me gusta el grabado, a pesar de que hace unos años casi se dejó de hacer. Para mí es más fácil que lo digital. Pero no me considero tradicional. Es que no quiero ser una víctima de la tecnología, de cierta tecnología. Las antiguas tecnologías tienen la ventaja de que funcionan.”

Thomas Schütte.

2 comentarios:

  1. tan fascinante como siempre
    (gracias)

    acabo de releer "esa belleza" de john berger
    y me acordé de usted, caballero

    qué tal una ronda de giacomettis?

    ResponderEliminar
  2. Si la dama
    pide "Albertos" prepararemos alguna
    degustación, aunque tendrá que
    ser para cuando termine
    la visita de "La mano pederasta de Dios"
    que me tiene en un sinviví.

    A sus pies señora.

    ResponderEliminar