viernes, 17 de diciembre de 2010

Antoñito ya no duda / ELOTRO



Como habrán podido adivinar la mayoría de ustedes, en este blog le tenemos un especial cariño, no podemos remediarlo y de ahí el seguimiento exhaustivo, a Don SuperMario (y ahora con uno de sus hijos ennoviado con la ex de uno de los hijos de la duquesa de Alba, el marcaje ya no será en zona sino de hombre a Nobel, leerle no le vamos a leer por mucho que le premien, se siente). Pero el segundo lugar en nuestra lista de devociones se lo ha ganado a pulso, desbancando a su lindadoñita, a Rosita de los monteros, Alagrande y a un largo etcétera de sicarios deprisa: el ilustre académico “delalengua” Antoñito Muñoz Molina “antes el dubitativo” (la criatura no tenía claro cómo deshojar la margarita, golpistas fascistas o rojos republicanos, en la pasada Guerra Civil).
Pero cuando se acaban las deudas, se acaban las dudas (esto tan genial, no es una cita, es mío, y ahora también de los guatemaltecos, chilenos, argentinos, mexicanos, letones, franceses, alemanes, norteamericanos, peruanos, españolitos…que según Blogger se asoman aquí ¿?) y nuestro laureado prosista a base de mecanografiar muchos folios, no como otros críticos de mierda que se llaman Ignacio y prefieren a Bolaño, y de utilizar con sorprendente habilidad “sulengua” ha liquidado completamente sus deudas y sin solución de continuidad, categóricamente sus dudas.
¿Qué cómo se hace eso? Nos preguntamos los pardillos.


Lean: “Los artículos y crónicas del escritor Antonio Muñoz Molina (Úbeda, Jaén, 1956) han logrado el Premio a la Concordia que cada año otorga la Fundación Fernando Abril Martorell. Según el jurado que este año ha decidido el galardón, el autor de El jinete polaco ha sido elegido por la defensa que hace de "los valores éticos de la Transición política, la imparcialidad con la que aborda los problemas de nuestra sociedad, su compromiso con la defensa de los valores de la democracia y su escrupuloso respeto de la diferencia". "Asimismo", señala el jurado, "se destaca la mirada serena con la que explora nuestra historia en sus relatos".
La fundación distingue a personas o entidades que hayan destacado en la defensa de los valores como la tolerancia o en el impulso del consenso democrático.”


Las negritas son para los más obtusos; para los que no sepan quién era Abril Martorell, digamos que era la mano izquierda del franquista Suárez, la derecha, la de la porra, era Martín Villa (por cierto, hoy presidente de una de las mayores empresas del grupo Prisa…qué cosas ¿verdad?).
A Antoñito también hace un siglo que no le leo, y me temo que este premio no va a cambiar las cosas, pero en una reciente entrevista y a propósito de su última novela que parece ser que versa (¡otra más!) sobre la maldita Guerra Civil, ha declarado que la historia de España que conocemos es “como de la señorita Pepis”. Es de suponer que tras la lectura de su libro, seguramente petado de ética, tolerancia, respeto y consenso, podremos también nosotros, cretinos ignorantes, irrespetuosos, intolerantes y disidentes, ver por fin la luz y acabar de una vez por todas con nuestras groseras dudas sobre el Capitalismo y del tirón con el asunto ese de “uno y trino”. Lo de las deudas, dice Antoñito, allá cada uno con su banco (y su don “delengua”, digo yo).


ELOTRO

3 comentarios:

  1. El post no es una mierda desde luego, pero
    yo de crío leí algunos de SuperMario y me gustaron mucho. Antonio me da muchísima pereza... y después de lo que me aburrían sus artículos, más... Tengo un amigo que me habla muy bien de una novela suya (yo me suelo pitorrear, pero bueno... no sé).
    Me ha gustado el post. No te hagas mala sangre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado tu comentario. Muy coherente dentro de su incoherencia.
    Un saludo, David

    ResponderEliminar