sábado, 18 de diciembre de 2010

Apuntes: Roberto Arlt ¿semianalfabeto?


“El propio Arlt confesó:
He cursado las escuelas primarias hasta el tercer grado (es decir, hasta los diez años). Luego me echaron por inútil. Fui alumno de la Escuela Mecánica de la Armada. Me echaron por inútil”



González Lanuza le llama un “bicho raro idiomático”:

Su descalabro gramatical comenzaba por la prosodia, dado el modo como trituraba las palabras, alargándolas, paladeándolas hasta obligarlas a dar todo su jugo deleitándose con su aspereza. No había vocablo que cruzara indemne por sus labios…”



“A Roberto Arlt no le preocupaban mucho la corrección gramatical ni ortográfica. Transcribo una carta dirigida a su hija Mirta, después de que suspendiera un examen:

Querida Mirtita:
Recibi tu carta. No es para tanto un aplazo. Parti del principio que nosotros los Arltt nunca hemos sido fuertes en gramatica y ortografia. Yo todavia no se a cienci cierta que diferencia exciste entre un verbo y un adverbio. En cuanto a ortografia no necesito darte referencias. En cuanto al viejo de mierda ese, paciencia. Volve a dar exsamen…
Estudia otra ves y listo. “

(Ficción, 15, septiembre- octubre de 1958)




Elías Castelnuovo recuerda en sus Memorias:
Decir que no sabía gramática, significa un elogio. No sabía siquiera poner una coma para separar un párrafo de otro y difícilmente acertaba a colocar en su lugar una zeta o sacar de su sitio una hache. Empleaba, además, muchas palabras cuyo sentido ignoraba y otras que no se las podía encontrar en ningún diccionario de habla castellana, seducido únicamente por el embrujo de su sonoridad.”



“Sin incluir los errores de ortografía y de redacción, le señalé hasta doce palabras de alto voltaje etimológico, mal colocadas, de las cuales no supo aclarar su significado. Había asimismo, en su contexto, dos estilos antagónicos…Por un lado se notaba la influencia de Máximo Gorky y por el otro la presencia de Vargas Vila…”

Fuente: Introducción / El juguete rabioso / Edición de Rita Gnutzmann / Ilustraciones de F. Matticchio

No hay comentarios:

Publicar un comentario