lunes, 10 de enero de 2011

Henri Matisse / Mirar con ojos de niño...



Debemos mirar toda la vida con ojos de niño.

“Lo propio del artista es crear; donde no hay creación no existe arte. Pero nos equivocaríamos si atribuyéramos este poder creador a un don innato. En materia de arte, el auténtico creador no es únicamente un ser dotado sino un hombre que ha sabido ordenar todo un conjunto de actividades cuyo resultado es la obra de arte. Es así como para el artista la creación comienza en la visión. Ver es ya una operación creadora y que exige esfuerzo. Todo lo que vemos en la vida diaria sufre en mayor o menor grado la deformación que engendran las costumbres adquiridas.

Este hecho es quizá más evidente en una época como la nuestra en la que el cine, la publicidad y los grandes almacenes nos imponen cotidianamente un caudal de imágenes hechas que equivalen en el terreno de la visión a lo que es el prejuicio en el orden de la inteligencia. El esfuerzo necesario para desembarazarse de ellas exige mucho valor; y este valor es indispensable al artista que debe ver todas las cosas como si las viera por primera vez: es necesario ver siempre como cuando éramos niños; la pérdida de esta posibilidad coarta la de expresarse de manera original, es decir, personal.






Para tomar un ejemplo, creo que nada resulta tan difícil a un verdadero pintor como pintar una rosa, ya que para hacerlo debe primero olvidar todas las rosas pintadas. A los visitantes que acudían a verme a Vence les hacía a menudo la siguiente pregunta: “¿Han visto ustedes los acantos sobre el talud que bordea la carretera?” Nadie los había visto; todos hubieran reconocido la hoja de acanto en un capitel corintio; sin embargo, al natural, el recuerdo del capitel les impedía ver el acanto. El primer paso hacia la creación consiste en ver cada cosa en su entorno real y esto supone un esfuerzo continuo.”

Henri Matisse

4 comentarios:

  1. Leído esto creo que una imagen no vale más que mil palabras, probablemente es al revés: una palabra vale más que mil imágenes.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Leído tu comentario creo que una palabra de un niño que no ha aprendido a dibujar vale más que mil miradas de un adulto que irremisiblemente ya nunca podrá mirar con los ojos limpios de prejuicios de los niños que empiezan torpemente a dar pinceladas de ciego sin hacer caso de los dictados de los diccionarios políticamente correctos validados por los mercados internacionales y la Academia Sueca.
    Dicho esto y a la espera de poder descifrarlo un día de estos recibe un cordial saludo Francesc.

    ResponderEliminar
  3. no se puede mirar un culo así
    con ojos de niño

    creo

    ResponderEliminar
  4. mirar creo que se
    puede
    (además es posible que
    El te devuelva una mirada
    Ciclópea)
    pero la palabra culo
    tiene un color
    que vale más que mil palabras
    obscenamente atravesadas con tildes
    dicho esto a ojo de buen cubero
    y con el visto bueno de la autoridad competente, claro.

    ResponderEliminar