jueves, 20 de enero de 2011

Otrerías


Cada vez con más insistencia, acaricio la idea -aunque no sé si finalmente encontraré el tiempo y las fuerzas para poder reunir el coraje necesario- de exilarme definitivamente en el vasto, neblinoso y acogedor terruño de mi enciclopédica ignorancia.


Post scriptum: Quede constancia que al exilio iría, en su caso, absolutamente solo; sin servicio doméstico ni nada.

ELOTRO

1 comentario:

  1. Lo mejor es irse a una isla desierta, Luis. El problema de las islas desiertas es que se llenan de turistas japoneses a sacarte fotos como si fueras un anacoreta o Simón el estilita. No sé, hay que pensar en algo... Siberia quizá. Aprendo mucho de las cosas que cuelgas. Un abrazo

    ResponderEliminar