jueves, 24 de febrero de 2011

Ángel González


QUISE


Quise mirar el mundo con tus ojos
ilusionados, nuevos,
verdes en su fondo
como la primavera.
Entré en tu cuerpo lleno de esperanza
para admirar tanto prodigio desde
el claro mirador de tus pupilas.
Y fuiste tú la que acabaste viendo
el fracaso del mundo con las mías.

Ángel González

3 comentarios:

  1. Este señor escribe tan bello que duele, ay Luis, que estoy hoy de lágrima fácil.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico Ángel González. Según mi parecer el conjunto de su obra es un único poema que habla de sí mismo y transciende. Su yo poético toma una dimensión colectiva y se constituye, por lo tanto, en una obra de arte. Otra vez, según mi parecer, la poesía tendrá sentido y sólo se puede considerar arte si adquiere una dimensión colectiva, si no es así, es pura maraña de vocablos y juego de salón para ociosos, una especie de sodoku.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  3. Supongo que, como decís, una de las cualidades de la gran poesía es que “te duela” (señal inequívoca de que “te llega”) y de que a pesar de tratar de asuntos “personales” trascienda y se “universalice” se haga un poco nuestra. En mi caso este poema me interesó especialmente porque plantea la “batalla” permanente entre aquellos que por un lado quieren compartir la vida y por otro, sin embargo, fracasan a la hora de conseguir unir o fundir o conjugar el punto de vista, el mirador, la mirada…

    Un saludo.

    ResponderEliminar