viernes, 25 de febrero de 2011

Ghiberti / Canetti








En septiembre de 1920, cuando hacía ya un año y medio que no nos daba clases de historia, Eugen Müller anunció una serie de conferencias sobre el arte florentino. Estas tuvieron lugar en el auditorio de la universidad, y no me perdí ni una. La majestad del lugar –todavía me faltaba mucho para ser universitario- indicaba un distanciamiento del conferenciante. (…)
Ya en la primera conferencia nos proyectó las puertas del Baptisterio y el hecho de que Ghiberti hubiera trabajado en ellas veintiuno y veintiocho años me impresionó más profundamente que lo que vi en las puertas mismas. Ahora sabía que uno podía emplear toda una vida en una o dos obras, y la paciencia, virtud que siempre había admirado, se convirtió para mí en algo monumental. Menos de cinco años después yo encontré la obra a la que quise dedicar “mi” vida. El que pudiera enunciarla, no sólo para mí, sino contársela sin turbación a aquellas personas que merecían mi respeto, se lo debo a la información sobre Ghiberti de boca de Eugen Müller.

Elías Canetti

1 comentario:

  1. !Cuánto nos enseñan los clásicos!
    Cuánta razón tiene Canetti
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar