sábado, 12 de marzo de 2011

Otrerías



De Babia a los Cerros de Úbeda con paradiña en Euskal Herria.

Me pasa últimamente que veo una “seta” y me acuerdo, vaya usted a saber a cuento de qué, del “Rolex” falso que le compré por un dólar a un negro, grande como un armario, en la puerta del hotel allá por el año 92 en el mismísimo Manhattan de Nueva York, el que sale en las películas. Inopinadamente relaciono el “a qué coño estamos” con ciertos hombretones del norte: ese concreto grupo o cuadrilla que presume, “remember Arzallus”, de ADN pata negra. Que por qué relaciono estas chorradas, lo ignoro.
Y luego leo que en Bilbao, como en El Ejido y media Spain, algunos bares practican ufanamente el “apartheid”, como lo oyen, eso sí a su manera, se trata de una variante cromática, racial y religiosa y lo aplican de manera silenciosa y eficaz, sin barullos y con el silencio administrativo de la clientela fetén.



Aunque como todo el mundo sabe a ese tipo de energúmenos euskaldunes no les faltan cojones, lo del seso, a los hechos me remito, ya es otro cantar, ni mala hostia,¡angelitos!, pues parece que para evitar estropearse la manicura y porque sí, utilizan a los “prestigiosos” porteros de los locales: mayormente varones, blanquitos, probablemente inmigrantes del este europeo, quizás ex mercenarios, matoncillos descerebrados, “lo normal”..., para mejor implementar la medida bautizada como político-higiénico-sanitaria. Sí, lo de higiénico-sanitaria debe ser por el posible contagio en el no improbable caso de roce, intercambio de fluidos, mezcla o fusión genética y la consiguiente pérdida de pureza del pedigrí ese de la secuencia esa. El lehendakari negro de “Airbag” era sólo por echar unas risas, no jodamos.

Y con la tontería me acuerdo, no sé por qué, de Kirmen Uribe y de su traje “Gucci” y del canguelo que pasó la criaturita en Harlem “entre tanto negrata malencarado sin trajear” y de su novelita idiota y “plana como la pista del JFK” y de sus bien retribuidos y publicitados premios en Euskadi y en España, en euskera y en español.



Y entonces, ya estamos otra vez, veo el careto de Savater, el apasionado de los hipódromos ¡como Bukowski!, el filósofo que escribía en Triunfo, el ácrata que escribía en El viejo topo, el pensador que gana siempre, ¡apuestas!, mande quien mande, el luchador antiterrorista que como no sabe lo que es una ETT no conoce el Terrorismo económico, el intelectual que nos invita a deshacernos de nuestros viejos y según él obsoletos libros marxistas y que se compromete, “sin complejos”, políticamente…¡¡con Rosa Díez!!, pero dejemos de lado las cuestiones irrelevantes y digámoslo sin rodeo: el tío es feo, el más feo, con diferencia, del nacionalismo españolista, con esa habilidad tan suya de poner un ojo en Donosti otro en Madrid y el otro en El ala Oeste de la Casa Blanca (recuerden –los maduritos- su posturita ante la OTAN cuando era además de polanquista, felipista), rodeado de su coro de entusiastas palmeros que le incitan a contar por enésima vez la histórica escena en la buhardilla de Cioran y él, ya envalentonado, corona la pastelada rememorando jocosamente lo excitante y divertida que fue su vida -en la izquierda el habano y en la derecha el whisky de malta- bajo la amenaza de ETA. Todo ello ahora que parece que “la banda terrorista” y “la gran Koartada”, seguro que lamentablemente para algunos, están dando lo que parecen sus últimas y patéticas bocanadas.



Me apuesto lo que sea que desde ya debe de haber comisiones de “sabios”, acaso financiadas con los inexistentes fondos reservados y reptiles, trabajando contra reloj para evitar que el “complejo-industrial-político-judicial-antiterrorista” aparezca ante la siempre atenta y escrutadora mirada de la ciudadanía que vota sin pinza en la nariz, como un “lucrativo negocio” y no sólo desde el punto de vista político, que obscenamente aparenta, digo aparenta, ser.


Y por hoy no digamos más, que luego don Emilio le manda los papelitos a Cebrián y todo el mundo se entera: “No seas cabrón, no nos dejes sin Flan Dhul, Emilio”, de que en el fondo todo lo que hace la gente de orden (de este), patriota y de iglesia es por el bien de la Patria y de la Obra. Amén.

(Que por qué relaciono estas chorradas, lo ignoro.)

ELOTRO

1 comentario:

  1. Buuuffff...
    Vaya! Te has explayado.
    Lo de las discotecas por aquí, no sé porque no salgo. Pero tengo un conocido negro que su hermano tiene un garito cerca de casa y es más que nada para ellos... aunque me invitó a pasar yo no voy porque lo abre como a las doce de la noche... y para un día que fui, él no estaba.
    De Kirmen Uribe no he leído nada...
    De Savater sí he leído cosas (bastantes).
    Recuerdo cómo de crío en algún artículo de El País Semanal soltaba lo de qué feliz podía ser la vida y cómo él pensaba en esto y lo otro mientras estaba en Venecia mientras que al lado había una pareja discutiendo.
    Lo que más gracia me hizo del artículo fue la carta de alguien que dijo que no podía estar él (o ella) no podía estar en Venecia tomando una copa para pensar en lo bonita que era la vida porque no tenía dinero, ni la suerte de Savater.
    Así que algo de lo que cuentas...
    Pero al margen de eso, muchas veces he estado de acuerdo con cosas que ha expuesto (y también me encanta La isla del tesoro)... Y creo que en ciertos temas de aquí y en cosas que decía, tenía/sigue teniendo razón (no en otras)...el problema (en mi opinión) es que se "envenenó". Vamos, creo que en el momento en el que pasas a ser amenazado y tu vida corre peligro (y más allá de lo de la copa y el puro) en su caso esto fue así... pues no creo que vayas a ser objetivo o estés distanciado de un conflicto del que formas parte lo quieras o no, más de lo que a lo mejor habías pensado.
    Que luego terminara con lo de Rosa Díez y esas cosas... pues sí. Pero eso ya lo has dicho tú.
    Recuerdo también que cuando leí hace añitos lo de Contra las patrias y comentaba la posibilidad de torturar o no a alguien que había puesto una bomba en el colegio de niños y él decía que "lo torturas" y luego te entregas... pensé que hay habían escamoteado algo... Como que el juez no iba a ser clemente o te iba a perdonar la "hazaña". Esa parte no la comentaba... Y yo creo que tenía su importancia.
    En fin... A pesar de las cosas que dices, yt otras que yo también veo, Savater no es un tío que me caiga mal.
    Y lo dejo, que largo más que el otro.
    Un saludito.

    ResponderEliminar