viernes, 18 de marzo de 2011

Salvador Espriu / Un poema


El funámbulo

Peregrino en la cuerda
del arco sobre el abismo,
he traído vasos de agua,
sin derramarlos, desde
el angustioso origen
de los ojos hasta donde acaba
todo deseo de paisaje.
Yo, el bufón tenía
mucho miedo de sentirme
elevado, tan próximo
a la nieve, a las alas
del gavilán. Confieso,
adictos muertos del público,
que no fue nada fácil
conservar el equilibrio.
Pero, cuando rendía cuentas
del trabajo, aplaudisteis.
Pues no faltó una gota
a la sed de los demonios.


Salvador Espriu

4 comentarios:

  1. Luís, soy un admirador incondicional de Espriu, llegué a conocerlo en persona, era un hombre solitario que parecía haberse autoexiliado de esta tierra, su sensibilidad impresionaba. Me permito acompañar el original en catalán de este poema que publicas perteneciente al libro MRS DEATH:

    EL FUNÀMBUL

    Pelegrí a la corda
    de l’arc damunt l’abisme,
    vaig portar vasos d’aigua,
    sense vessar-los, des de
    l’anguniós origen
    dels ulls fins on acaba
    tot desig de paisatge.
    Jo, l’albardà, tenia
    grossa por de sentir-me
    prou enlairat, tan pròxim
    a la neu, a les ales
    de l’esparver. Confesso,
    addictes morts del públic,
    que no era gens fàcil
    de guardar l’equilibri.
    I quan rendia comptes
    del treball, aplaudíeu:
    no mancava cap gota
    a la set dels dimonis.

    salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Francesc, me acuerdo de Espriu como uno de los poetas versionados por los cantautores catalanes en las postrimerías del franquismo, él como el gran poeta catalán antifranquista…
    Pero a mí me marcó especialmente una definición que hizo de lo que para él era la verdad. Dijo: La verdad era una gran roca, un meteorito, que al entrar en nuestra atmósfera estalló en decenas de miles de pedazos que se esparcieron en trozos minúsculos por todo el planeta. Nadie posee más que una pequeña parte de ella. En mi opinión, sólo un poeta puede sostener una versión menos fanática y menos dogmática sobre la verdad.¡Y más científica!
    El punto delirante fue que lo hizo en TVE entrevistado por Mercedes Miláááááá!!!!!!
    Los años nos dan una perspectiva impagable…

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. De Espriu no sabría que escoger, pero recomiendo encarecidamente La pell de brau (La piel de toro)donde nos habla de Sepharat (España),
    donde dice "que no debe morir todo un pueblo por un hombre solo",
    donde dice:
    "molí de vent, molí de sang,
    cal moldre fins al ossos
    per a tenir bon pà"
    (molino de viento, molino de sangre,
    hay que moler hasta los huesos
    para tener buen pan)
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  4. Con la perspectiva que nos dan los años deducimos que la Milá no se enteró de nada.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar