martes, 5 de abril de 2011

W. H. Auden




EL MÁS AMANTE

Uno sabe, mirando las estrellas,
que puede irse al infierno si es por ellas,
pero aquí, en este mundo, que te ignoren
es lo menos temible de animales y hombres.

¿Y cómo iba a gustarnos que ardiesen por nosotros
de pasión las estrellas, de pasión sin retorno?
Si no se pueden dar afectos semejantes,
permite que yo sea el más amante.

Yo que, supongo, he admirado siempre 
estrellas que pasaban de mí completamente,
no puedo ahora decir, viéndolas ahí arriba,
cuánto añoré a una de ellas todo el día.

Puesto que han de morir, o no ser más que humo,
tendría que aprender a mirar cielos desnudos
y a sentir su absoluta, sublime oscuridad,
aunque eso aún, me temo, tardará.  


W. H. Auden

Traducción de Abraham Gragera

No hay comentarios:

Publicar un comentario