miércoles, 4 de mayo de 2011

Otrerías



-Debemos por tanto inferir -clamó el leguleyo- que tras el obsceno acto por usted cometido se percibe una clara intencionalidad dirigida a socavar y ofender los pilares que sostienen la opinión, el sentimiento y la moralidad dominantes en nuestra comunidad.

-Deben, zanjó ella.


ELOTRO

No hay comentarios:

Publicar un comentario