miércoles, 18 de mayo de 2011

Se están poniendo nerviosos / ELOTRO


Se están poniendo nerviosos. Acostumbrados como están a tenerlo todo bajo control, este movimiento masivo y pacífico que solo reivindica una democracia REAL, les ha dejado con el culo al aire. Siempre confían, porque nunca les ha fallado, en que la gente no se moviliza ni protesta por asuntos que no sean previamente orquestados por sus poderosos “medios de desinformación”. Sólo hay que ver que este país tiene un ejército de 5 millones de parados y no se mueve una mosca. La administración, la legislación laboral, las ETT y los sindicatos “oficiales” han conseguido aplastar cualquier intento de organizar desde los propios afectados algún tipo de organización que defienda sus derechos y que trabaje por sus intereses. Son 5 millones, no tienen representación y no se oye el vuelo de una mosca, es sólo un ejemplo.
Han conseguido siempre desnaturalizar las reivindicaciones que surgen desde la base de la sociedad y reconducirlas sutilmente a la “vía legal”, lo que el franquismo llamaba “orgánica”, y meterlas en los carriles que llevan a una vía muerta donde las reivindicaciones y los que las sostienen acaban silenciados y frustrados, enfrentados entre sí y  muertos de asco. Bajo las mismas órdenes funcionan los partidos, los sindicatos oficiales, el parlamento, los jueces, las juntas electorales, la policía, los medios de desinformación y propaganda… todavía no se han hecho del todo con Internet, por eso están ocurriendo algunas cosas en el mundo que no “son normales”, es decir,  que no están programadas, dirigidas y controladas por el “establishment“. No es un fenómeno local es global, tanto en las llamadas tiranías como en las llamadas democracias, aunque por distintos medios, evidentemente mucho más sofisticados en estas últimas naciones que tienen que respetar la coreografía democrática, es decir, las formas, no el fondo. De hecho ayer fui testigo de cómo la gente, mucha gente que se sacudió el miedo y dirigió sus pasos a la Puerta del Sol, evitó lo que podría haber sido una salvajada policial. Desde horas antes la policía tenía rodeada completamente la plaza. Algún mando tendría previsto que con las hostias que habían repartido en el desalojo de la madrugada anterior, la gente “normal” no se atrevería a acudir a la convocatoria y que a la “chiquillería” le darían una buena tunda y asunto resuelto. Al día siguiente habría 25 heridos, 20 de ellos policías, por supuesto, y escaparates rotos por los vándalos de siempre, mensaje este que a los bienpensantes les escandaliza y alegra al mismo tiempo.
Pero cada vez hay más gente encabronada y hastiada de que la expolien, la humillen y la engañen. Y acudió tanta que el organizador de la encerrona debió de llamar a su “HERR” y decirle que el “efecto miedo” no había funcionado y que allí había más gente que el 1º de mayo y sin autobuses ni banderitas y bocadillos regalados. Hoy ya han puesto a currar a la Junta Electoral para prohibir…lo que haya que prohibir….
Es tal la que se está montando que hasta en los paripés de mítines que montan para la televisión tienen que hablar de las movilizaciones. Esperanza dice “que se concentren en la Moncloa”. Gallardón dice “ que no protesten, que ejerzan el derecho al voto”. El PSOE ya está estudiando cómo subirse al carro y sacar tajada. Almudena Grandes escribe una columna en el Boletin Oficial del País que titula: ¡Vota!
¿A cual de las mierdas, Almu?
Creo que después de tantos años dando pasos atrás, ahora podemos dar un salto adelante.
A la calle, y, por lo que a mí respecta, que les vote la perra que los parió.
ELOTRO

4 comentarios:

  1. Se están poniendo nerviosos, no saben qué hacer.

    Contra la dictadura de los mercados han salido miles de personas a la calle y a las plazas reclamando ¡Democracia real, ya!

    Soy, sin embargo, escéptico y poco esperanzado y creo que todo esto ya está diseñado por los chorizos del Club Bildebeg.
    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu pregunta retórica a Almudena. Y en este post no pongo ningún pero, para que veas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Francesc, como bien sabes tengo aquí colgado encima del cabecero a Stendhal aconsejándonos que no nos olvidemos de desconfiar, sin embargo y por una vez no seamos extremistas, vaya a ser que acabemos por no confiar en nada y terminemos en la pasividad más absoluta. Y eso es lo que les interesa a los chorizos de ese club…

    David, tan “sospechoso” puede llegar a ser, me parece a mí, discrepar en todo como no coincidir en nada. ¿O era al revés?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Luis, he estado en la plaza de Catalunya, donde se encuentran los concentrados que allí han plantado su campamento, y me ha embargado la desesperanza, convencido que esto también está planificado y que forma parte de los diseños secretos del club de chorizos, pero aún así, coincido contigo no debemos caer en la pasividad y reclamar la democracia real (no me gusta esta palabra), digamos que la democracia verdadera, la que el pueblo tiene derecho de exigir.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar