lunes, 13 de junio de 2011

Dices tu de recortes...

 

No todo va a ser Botín y sus esbirros y los miles de millones que maneja y blanquea y tararí que te vi. Permítanme una pequeña y modesta aportación al asunto de los “recortes” sociales, de las llamadas “reformas”, del “desmantelamiento” del estado del bienestar, del, por otra parte, modestísimo estado del bienestar español si se le compara, qué ganas,  con Francia, Alemania, Reino Unido, Holanda…

Porque claro que si lo comparamos con el reino de Marruecos…

Digo pequeña y modesta porque creo que es grande, para mí lo es y por otro lado creo que no me negaran que absolutamente generalizable en la Península, las Canarias y las Baleares. Y porque además pienso que es de esta manera, a ras de calle, en estos “microdetalles” como se puede entender perfectamente eso que llaman “MACROECONOMÍA”.

Vamos al cáncer, sí, de cáncer se trata. Resulta que Carmela tiene 81 años, es pensionista, es enferma crónica, diabetes tratada con tres inyecciones diarias de insulina, dietas, pildoritas y… además, hace veinte años se le detectó un cáncer de mama y fue operada. Se le extirpó un seno, se le dieron las preceptivas sesiones de quimio y se le prescribió una prótesis.


 

En el año 2004, deterioro de por medio, tuvo que reponer la prótesis. Tal como le indicaron, compró una nueva, adelantó el pago de su bolsillo, presentó la receta y la correspondiente factura y en el plazo de 45 días le fue abonado el 100% del importe de la misma.

En el año 2011, nueva reposición (son una birria) de prótesis. Se compra la nueva, se adelanta el pago, 170 euros, se presenta la receta y la factura: “en el plazo de 14 meses o quizás un poquito más”, le informan sin ningún miramiento, “se le abonará en su cuenta sólo el 70% aproximadamente del importe de la factura”. Es lo que hay a día de hoy.

Ojito a la faena realizada en el mismo centro de la plaza y a la vista de todos: el Estado se autoconcede, “democráticamente”, un año más de plazo para pagarle a una pensionista, (la ortopedia y la empresa farmacéutica cobran, el sistema es el sistema, al contado) y, por las mismas, se auto regala una rebaja del  30 % del coste y, como no, decreta un aumento del mismo importe con cargo a la pensionista. (para mí que las impresentables marionetas “botinianas” conocidas como: Rato, Solbes y la Salgado quieren hacer ver, a sus feligreses,  que los culpables de la crisis son: Carmela y sus octogenarias amigas pensionistas).



 

Regreso a casa, Carmela cocina el preceptivo cocidito, el mejor invento de la humanidad según ella, y en esas sale en el “telediario-pp-psoe” un señor exministro de nombre Caldera  que recita sin pestañear lo siguiente: “las cotas de protección social bajo el gobierno de Zapatero son las más altas de la historia de España”. Afortunadamente la pensionista, por otro lado incansable defensora de Zapatero ante el “asqueroso” Rajoy, casi está completamente sorda del oído derecho y no escucha la bromita del granuja. Por su parte, el parado sin subsidio que esto teclea, disimula su “ancestral” mala hostia concentrándose en la deconstrucción de la pringá…

Llámenme iluso pero pienso que publicando un par de millones de anécdotas “minúsculas” de estas, esos y esas “majetes” que pululan a nuestro alrededor, que los hay y no son pocos,  con sus sonrisitas estúpidas y macroeconómicas y que, claro está, “no sienten las cadenas”, quizás dejarían, de una puta vez, de preguntarnos desconcertados por qué estamos siempre tan alterados, tan susceptibles y tan encabronados con… estos hijos de puta que no se cansan nunca de jodernos la vida, digo yo.

Quizá así empezaríamos a remover “el escandaloso silencio de las buenas personas”, que decía el negro aquel.

(Última hora: Pedro Solbes, reciente fichaje de Barclays.)

 

ELOTRO

No hay comentarios:

Publicar un comentario