jueves, 21 de julio de 2011

Bolaño / Tres poemas




Ahora paseas solitario por los muelles
de Barcelona.
Fumas un cigarrillo negro y por
un momento crees que sería bueno
que lloviese.
Dinero no te conceden los dioses
mas sí caprichos extraños
Mira hacia arriba:
está lloviendo.




No le hago mal a nadie, dijo
preguntando con toda su cara
por qué se lo llevaban.
No adónde, sino por qué
No le hago mal a nadie

Estoy en la Invernal. Escucho
a los grajos jugar en la nieve.
Del bosque vacío vienen los camiones.



No enfermarse nunca      Perder todas las batallas
Fumar con los ojos entornados y recitar bardos provenzales
en el solitario ir y venir de las fronteras
Esto puede ser la derrota      pero también el mar
y las tabernas      El signo que equilibra
tu inmadurez premeditada y las alegorías
Ser uno y débil y moverse

Roberto Bolaño

No hay comentarios:

Publicar un comentario