viernes, 8 de julio de 2011

Emily Dickinson




Él era débil, y yo era fuerte –después-
él dejó que yo lo hiciera pasar –
yo era débil, y él era fuerte entonces –
yo lo dejé que me guiara a mí –a casa.

No era lejos –la puerta estaba cerca-
no estaba oscuro –él avanzaba-también-
no había ruido, él no dijo nada-
eso era lo que yo más deseaba saber.
El día irrumpió –tuvimos que separarnos-
ninguno –era más fuerte –ahora-
él luchó –yo luché –también-
¡No lo hicimos – a pesar de todo!

Emily Dickinson

No hay comentarios:

Publicar un comentario