viernes, 22 de julio de 2011

Lucian Freud (1922 / 2011)





“Quiero que la pintura se convierta en carne, sé que mi idea del retrato se deriva de la insatisfacción que me producen los retratos que se parecen a la gente. Quisiera que los míos fueran retratos de las personas, no “como” ellas. Que no se parezcan al modelo, que “sean” el mismo modelo. En lo que a mí concierne la pintura es la persona. Quiero que eso funcione para mí como lo hace la carne”.




“Me he sentido atraído por muchos artistas y por sus obras: de los egipcios a Grünewald, de Hals al último Vuillard, por Ingres y Rubens, Constable, Chardin, Gericault…una cualidad que todos estos artistas comparten es que me hacen desear volver al trabajo.”



“Mi disciplina consiste en una vida de absoluta autoindulgencia.”




“…parte de mi afición a trabajar a partir de cuerpos desnudos se debe a que puedo ver mas y por eso…ciertas cosas me atraen, un poco como lo que dijo Eliot “Me conmueven las fantasías ensortijadas”…a menudo me atrae lo que está por dentro y por debajo de las cosas y cuando trabajo a partir de una persona puedo tratar algún aspecto que se hace evidente tan sólo con cambiar de perspectiva, porque es algo que me gustaría sacar a la luz.”




–Las mujeres desnudas que aparecen en sus obras son siempre tías corrientes, en cambio los hombres desnudos son siempre gay. ¿Por qué?

-Me atraen las mujeres por naturaleza y los maricones por su valentía.

-¿Le gusta que exista una posibilidad sexual en sus obras?

-Los cuadros que realmente me excitan tienen un elemento erótico, tienden hacia él, no importa cuál sea el tema, Constable, por ejemplo.”





“Yo creo en Velázquez, más totalmente que en cualquier otro artista cuya obra viva para mí. Entiendo la extraña observación de Ortega y Gasset la primera vez que vio “Las Meninas”: Esto no es arte, es la vida perpetuada”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario