miércoles, 20 de julio de 2011

Otrerías



El grosó de la raya del lapi

… una sandalia de niño páginas rotas de un tebeo a color un cuerno reseco de cruasán un envase de vidrio “no retornable” de agua carbonatada un pedazo de ladrillo rojizo muy desgastado varios trozos de alambre de espino oxidados unidos en un haz parte del lomo y la cubierta de un libro sobre la que puede leerse Liliput un pañuelo hecho jirones con lo que parecen manchas viejísimas de café un trozo de tablero de ajedrez manchado con pintura de aerosol varios condones arrugados y resecos un vagón de tren de juguete color gris unas bragas blancas ajadas y muy sucias de las conocidas como tipo “monja postulanta” la carcasa de un viejo monitor blanco y negro marca Sony la cabeza de una muñeca pelirroja con un solo ojo y un trozo de barbilla arrancada un tramo completo de pista de Scalextric con varios taladros en las vías un rifle de francotirador al que le falta la mira telescópica y con la culata aplastada  una sartén pequeña descascarillada de mango largo un cepillo de dientes eléctrico sin cabezal medio cuenco de cerámica de color azul desvaído un cacho de puerta con mirilla una caja de puros con el humidificador destrozado un zapato masculino del pie izquierdo con el cordón atado un cinturón negro de hebilla ancha plateada un gato de escayola con una oreja rota una cuña de madera enmohecida un peine de carey con varios dientes rotos un bote de spray de aceite lubricante abollado y sin pitorro una brocha de afeitar muy rala una cerdita-hucha con la ranura reventada un escapulario un disco de vinilo de 45 r.p.m. sin funda y rayado a conciencia una butaca coja un reposacabezas de piel agrietada una jeringuilla hipodérmica con la aguja retorcida una figurilla de porcelana de un luchador de sumo descabezado un delantal pringoso una pitillera con forma de féretro desencajada y con la dedicatoria grabada ilegible  una pequeña persiana enrollada con un cordel verde de los de tendedero una botella amarilla de lejía medio quemada por la base un trozo petrificado de pizza de salchichón neumáticos rajados un guardabarros trasero de una bicicleta de paseo una pareja de guantes de látex anudados  unos pantalones a rayas con los bolsillos rotos y vueltos hacia fuera un osito de peluche marrón parecido a Madariaga una botella de oxígeno atada con alambres a los restos de una silla de ruedas destartalada una falda de colegiala a cuadros desgarrada media tapa de alcantarilla grafiteada un chaleco con media cinta reflectante ensangrentado un cuadro del corazón de Jesús con el marco desencajado, un ratón blanco seco y rígido con las extremidades amputadas naipes de mujeres desnudas y sus sotas y sus reyes una bolsa de plástico transparente llena de virutas de lapicero varios pliegos de papel pautado sin música un estropajo de níquel  una tabla vieja atravesada en diagonal por clavos sin remachar un orinal de porcelana amarillento y lleno de grietas un pájaro pinzón con tres perdigonadas en el buche la contraportada de un cuaderno con la tabla de multiplicar impresa cáscaras de plátano ennegrecidas sillas de formica placas de circuitos impresos servilletas de papel en tacos apelmazados estanterías destartaladas un lebrillo hecho añicos plomo derretido flores de plástico rosáceas una peonza de las de antaño un atril de madera astillado un banderín azulete una columna de ordenador desguazada un montón de baldas mohosas de contrachapado apiladas una almohada tiznada de gris un envase de yogur con una pegatina de los morros de Mick Jagger una jaula vacía un sofá harapiento una gorra de lana un trozo de reposabrazos con su buena pátina de mugre la embocadura de un silbato y un carrito de supermercado lleno de escombros calcinados,…todo elevado al cielo por la pala de la excavadora en el extremo más oscuro del vertedero.

ELOTRO

No hay comentarios:

Publicar un comentario