domingo, 28 de agosto de 2011

Dickinson, Emily





Salí temprano –llevé mi perro-
visité el mar-
las sirenas del sótano
subieron para verme-

y las fragatas –del piso alto
tendieron sus redes de cáñamo-
creyendo que yo era una laucha-
encallada –en la arena-

ningún hombre me conmovió –hasta que la marea
cubrió mis inocentes zapatos,
llegó hasta mi delantal –hasta mi cinturón,
traspasó mi corpiño-

fingió que iba a devorarme-
totalmente, como el rocío
sobre un macizo de verbenas-
entonces –yo también me volví-

y él, él –me siguió- de cerca-
sentí su tacón de plata
contra mi tobillo –luego mis zapatos
desbordaron de perlas-

hasta que llegamos al pueblo en tierra firme-
parecía no conocer a nadie-
e inclinándose –me miró intensamente-
el mar –se retiró-

Emily Dickinson

No hay comentarios:

Publicar un comentario