martes, 27 de septiembre de 2011

Handke, Peter




¡Poder caer como los niños, de culo!

¿Entonces nunca sales de ti mismo?

Mediodía en Provenza: un trozo de papel revolotea y un trozo de corteza de plátano que ha caído patina y la única mariposa del mediodía pasa columpiándose.

De algunas cosas que no sé hacer estoy orgulloso.

No estés tan terriblemente preocupado por el hecho de que te pierdes; perderse es lo tuyo.

Solo en la calma mido el alejamiento.

Del saber puedo hartarme, pronto estoy harto, como si me hubieran dado un golpe en la cabeza, aturdido; del arte no me puedo hartar, nunca.

Peter Handke.

No hay comentarios:

Publicar un comentario