viernes, 2 de septiembre de 2011

Jean-Arthur Rimbaud




CANCIÓN DE LA TORRE MÁS ALTA

Que venga, que venga,
el tiempo del que uno se enamora.
Tuve tanta paciencia
que para siempre olvido.
Temores y sufrimientos
a los cielos han huido.
Y la sed malsana oscurece mis venas.
Que venga, que venga,
el tiempo del que uno se enamora.
Como la pradera
entregada al olvido,
crecida, y en la flor
de incienso y cizaña,
al zumbido salvaje
de las sucias moscas.
Que venga, que venga,
el tiempo del que uno se enamora.


Jean-Arthur Rimbaud

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario