jueves, 29 de septiembre de 2011

Richard Yates / Las hermanas Grimes



“Fue Sarah quien le dio a Emily la primera información sobre cuestiones sexuales. Estaban comiendo helados de naranja y divirtiéndose en una hamaca rota que había en el patio de la casa que habitaban en Larchmont, en el Estado de Nueva York (una de las ciudades suburbanas en las que vivieron después de Tenafly) y a medida que escuchaba, Emyly sentía que su mente se llenaba de imágenes confusas y turbadoras.
-¿Quieres decir que te lo meten dentro?
-Sí. Hasta el fondo. Y duele.
-¿Y si no entra?
-Oh, sí entra. Ellos hacen que entre.
-Y después, ¿qué pasa?
-Después tienes un bebé. Esa es la razón por la que no se hace hasta que una se casa. Excepto Elaine Simko, la que va a octavo. Lo hizo con un chico, y empezó a tener un bebé, y por eso tuvo que irse del colegio. Nadie sabe ni siquiera dónde está ahora.
-¿Estás segura? ¿Elaine Simko?
-Absolutamente segura.
-¿Y por qué iba a hacer una cosa así?
-El muchacho la sedujo.
-¿Eso qué quiere decir?
Sarah sorbió su helado.
-Eres demasiado pequeña para entenderlo.
-No lo soy. Dijiste que duele, Sarah. Si duele, ¿por qué iba ella a…?
-Bueno, duele, sí, pero es bonito. ¿Sabes cuando te estás bañando, o cuando te pones la mano ahí debajo y te la pasas, y sientes…?
-¡Oh! –Emily bajó los ojos, turbada-. Ya veo.
A menudo decía “Ya veo” cuando en realidad no entendía…”


Richard Yates  (Las hermanas Grimes)


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario