viernes, 18 de noviembre de 2011

¿ A quién eligirá Goldman Sachs?






“Elijamos al criado del amo”, dice Iñaki. Bueno, nunca es tarde para decir algo que se aproxime a la verdad. Claro que Gabilondo lleva décadas contándonos milongas, pero ya se sabe, el prestigio de un “comunicador” se gana complaciendo al “dueño” del micrófono. Y qué pasa, ¿que ahora a la vejez va a contar la verdad?, ¿que va a dejar de difundir la propaganda del sistema que tan bien le ha alimentado? Quita, quita. Lo que ocurre es que ahora hasta el más lerdo sabe ya, sí, hasta el más bobo por mucho que sea ministro de educación,  que “los políticos” de los carteles electorales no son más que los siervos “elegidos” por los “amos” para que intervengan a cara descubierta en el “paripé electoral”. Pero cuando Iñaki nos cuenta lo que pasa en “Banco de España” los vagones del metro ya están en “La Puerta del Sol”. O dicho de otra manera, el cuco de Iñaki nos cuenta lo que ya sabemos como si fuese novedad, lo que ya pasó,  y nos oculta, como de costumbre, lo que está pasando: que el PODER FINANCIERO, absolutamente desbocado,  ha decidido dejarse de mascaradas y coloca a sus “criados no elegidos” al frente de los “Estados endeudados” para garantizarse que antes de atender la salud, la educación, el desempleo, la vivienda, las pensiones…los gobiernos deben abonar “religiosamente” los abusivos intereses que ellos “imponen” a través de las sacrosantas reglas de esa cosa que llaman “Mercado”. Ojo al dato porque el viraje es de los que hacen época.






Lean lo que nos cuenta Sandro Pozzi en su blog:

“No es por casualidad que Goldman Sachs sea conocida en el mundo del dinero como el guardián de los intereses de Wall $treet. Y no es tampoco por casualidad que sus ejecutivos acaben ocupando puestos de poder en EE UU. El caso más evidente es el de Henry Paulson, que llevó las riendas del banco de inversión antes de hacerse con el puesto de secretario del Tesoro. O Bill Dudley, actual presidente de la Reserva Federal de Nueva York.
     La Vieja  Europa tampoco escapa de un fenómeno que va siempre acompañado de un curioso giro político. Mario Monti, recién nombrado primer ministro de Italia, pasó en 2005 a la nómina de Goldman Sachs al poco de dejar el cargo de comisario de la Competencia. En su organigrama aparecía desde entonces como miembro de su consejo de asesores internacionales.
     También fue ejecutivo de Goldman Sachs el flamante presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. Fue vicepresidente para Europa entre 2002 y 2005. Y también lidió con el banco de negocios estadounidense Lukas Papademos, el nuevo premier griego. La influencia de la firma financiera, por lo tanto, es enorme. Sus tentáculos llegan a  todas las esquinas y eso le llevó a ganarse el sobrenombre de “gouvernement Sachs”.
     Pero lo que llama la atención es que la crisis de la deuda soberana en Europa tenga de nuevo como protagonista a la entidad hacia la que se dirigen todos los dedos acusadores de la crisis. Goldman Sachs fue, de hecho, un actor clave en el proceso que permitió a Grecia enmascarar “legalmente” parte de su deuda pública, cuando Papademos era gobernador del banco central heleno.”






En fin, que ya no hace falta que los “metepatas” de siempre cuestionemos la “pureza” de la forma de organización “democrática” bajo el sistema capitalista. Las crisis “sistémicas” tienen el inconveniente, para los amos y sus fieles siervos,  de sacar a la luz la desvergonzada y criminal trama que sostiene al capitalismo.
Aquí en España, tres cuartos de lo mismo: los gobernadores y subgobernadores del Banco de España acaban, cuando se quitan la máscara,  de consejeros de Botín, los ministros de hacienda y economía en el Barclays, los ex presidentes del gobierno…
Aunque, fuera de coña, el más preocupado es Marianín, porque ahora que por fin lo tiene agüevo, lo mismo lo llama Botín y le dice que va a poner en el gobierno a un criado más técnico, qué se yo, a Fernández Ordóñez  o  a Emilio Ontiveros…
Es broma, don Emilio, es broma…

ELOTROOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario