lunes, 26 de diciembre de 2011

foto/texto

2 comentarios:

  1. Casi todos somos, afortunadamente, volubles, unas veces deseamos algo y otras veces lo opuesto, con la misma intensidad, pero creo que eso es lo divertido de la vida y lo que nos va regalando los cristales del caleidoscopio al que debemos mirar. Me dan miedo los que siempre saben lo que quieren, no parecen humanos.
    Feliz 2012 lleno de volubilidades coherentes.

    ResponderEliminar
  2. Bonito tema el de la volubilidad humana. No tanto como el del libre albedrío, que decían en “Amanece que no es poco” pero casi. Voluble: De carácter inconstante, dice el diccionario. Claro, quién no. Ahora bien, no confundir con los “veletas”, que decía mi madre. Aquellos que te dan la espalda y piensan, “ahí te pudras”, cuando el viento ya no sopla a favor…en fin, ya digo, bonito tema…
    María, suscribo plenamente lo de las “volubilidades coherentes”. Feliz 2012
    Un saludo.

    ResponderEliminar