lunes, 5 de marzo de 2012

El 15-M se moja, por el agua.





Ayer estuvimos (mi yerno, mi hija –eso dice su madre- y su madre y yo) en lo del agua, y nos mojamos. Nos mojamos porque llovía, (un día frío, desagradable, ventoso) y porque firmamos y votamos en la consulta popular contra “el gran robo”, disfrazado de privatización, que pretende perpetrar, esa aristócrata/fascista que tenemos ejerciendo de presidenta en la Comunidad de Madrid.





Claro que quienes de verdad se calaron hasta los huesos y pasaron frío y se preocuparon de preparar las papeletas y las urnas y los impresos informativos… y ¡TODO!, fueron ese grupo de hombres y mujeres, pertenecientes al “15-M” (¿Pero esa gente no había desaparecido?, no sé, como ya no salen en la portada del “Washington Post”), que solo en este pueblo de la sierra de Madrid, Collado Mediano, han colocado tres mesas con sus correspondientes urnas para que todo el mundo pudiera participar en la consulta popular.
A los “ladrones”  del PP (parece ser que el apellido “Aguirre” estará entre los beneficiarios del robo), poco les importa que “El Canal de Isabel II” lleve 158 años dando un servicio, de distribución del agua, impecable al pueblo de Madrid.




Que sea una empresa “muy rentable”: 80 millones de euros de beneficios el año 2.011, lo que ha permitido financiar entre otras cosas:
LA LINEA 10 DE METRO
LOS TEATROS DEL CANAL
MILLONES DE EUROS QUE HAN IDO A PARAR AL AYUNTAMIENTO DE MADRID PARA HACER  
LA M-30
HA PATROCINADO EL VELERO MADRID-MADRID
UNAS CUANTAS PELÍCULAS
Y POR SUPUESTO LA GESTIÓN DEL AGUA.

Otro dato que no debemos perder de vista es que “El Canal”, es una empresa pública propietaria de gran cantidad de terrenos de alto valor ecológico y natural, que han podido salvarse de la voracidad especulativa de la mafia del ladrillo y que, en caso de ser privatizada la empresa, los especuladores de siempre, dedicaran a la construcción de viviendas de lujo o ¡campos de golf!, que como todo el mundo sabe son necesidades “vitales” de los ciudadanos madrileños.
El hecho de que disfrutemos en Madrid de un agua de altísima calidad, de que “El Canal” sea el buque insignia de las empresas públicas madrileñas, de que su plantilla llegue a los dos mil trabajadores y de que, que se sepa, no haya protagonizado ningún escándalo de “corrupción”, en un país donde hasta la Casa Real tiene un comportamiento “poco ejemplar”, resulta delirante que quieran joder a toda costa, un servicio público ejemplar.

 

 

 

 Se trata de destrozar “lo público”, y que pase a ser negocio para ellos:

- Carreteras. Empresas concesionarias construyen las nuevas carreteras y a cambio reciben un canon por coches que circulan.
- Metro. Las nuevas líneas de metro ligero son privadas, así como las nuevas líneas de metro madrid. Los túneles y los trenes se alquilan en lugar de comprarlos.
- El IVIMA. Compañías edifican las viviendas, que son de titularidad pública, y a cambio cobran el alquiler.
- Ocho nuevos hospitales. De titularidad pública y gestión privada

"A Esperanza Aguirre sólo le queda privatizar el aire"

Si la dejamos, claro.

ELOTROOTRO (Compilador)

***

2 comentarios:

  1. Ay amigo, se cargan el buque insigne y se mete el dinero de la privatización en sus bolsillos para comprarse el yate particular. Aristócratas y fascistas ya han dado ejemplo de estos expolios en numerosas ocasiones.
    Está muy mal la cosa.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Como decía José Saramago, acabarán privatizando hasta el Museo del Prado y, ya puestos, proponía, que privaticen a la perra que los parió a todos ellos…
    Las cosas están mal y peor que estarán si no les paramos los pies a “estos esbirros del capital que nos gobiernan”, como dice el poeta Jorge Riechmann.
    En fin, Francesc, que no queda otra, pienso, que oponerse como buenamente pueda cada uno, a esta insaciable gentuza.

    Un saludo

    ResponderEliminar