miércoles, 4 de abril de 2012

Omar Pimienta







“Juan Carlos alguna vez me dijo:
tienen que cambiar las cosas
eres fuerte y no tan tonto
Me contó: 
un domingo sólo teníamos 100 dólares 
en la casa en la cartera
tú tendrías un año
el taller de madera se había quemado
sólo quedaba el ardor en la cara
la piel bronceada de ver en llamas tantos años de trabajo
Don Marcos compraba unas herramientas 
nos dijeron que habíamos pagado con un billete de 20
dijimos que era de 100 y el único 
en el mundo
con nuestro nombre
(our word against theirs) 
Me dijo que las manos verbosas de Don Marcos
tartamudearon en temblores y a él no le alcanzaba el inglés
años después cuando él ya estudiaba en San Diego
me dijo que algún día la fuerza el lenguaje la palabra la inteligencia
que no teníamos más ni mucho menos 
(our Word against our Word but our Word at last)
Juan Carlos me dijo o no o lo entendí o no que ese domingo:
A Don Marcos le temblaban las palabras en la punta de los dedos.”

Omar Pimienta

***

( “OP. Es una clásica historia de fracaso, el último fracaso, que es cuando la persona quiere trabajar y no puede, no se le da el derecho al trabajo, se le quema el taller, quiere comprar herramientas y lo chingan. Entonces, el transfondo social es muy básico, un señor trabajador y su hijo comprando herramientas que los chingan, hay una barrera del lenguaje que no permite ni siquiera poder solucionar la injusticia; es una historia aunque tenga todo ese transfondo, está tratando de llamar tu atención al hecho de que es el hermano mayor del autor y el padre del autor, utilizo mi condición de sujeto fronterizo para dar una historia universal: un trabajador que no puede trabajar. A lo que apelo es a esto para que lo puedan entender en otro sitio que no sea Tijuana. Este poema todavía me duele, creo que al final apelo a que se transmita el sentimiento, aunque sea algo tan metafísico y tan tonto. Si me puede y si creo que tiene importancia lo escribo, no quiero escribir nada que realmente no siento, creo que va desde ahí, que me pueda, no pienso directamente en mi audiencia y luego digo, este me puede mucho, pero nadie lo va a entender y así es como decido cuáles son publicables y cuáles no.”)


Fuente: Rebelión


***

2 comentarios: