miércoles, 30 de mayo de 2012


001 / Aquí te pillo y aquí te….

¿Quién dice que la tele no da alegrías? Acabo de ver a un tipo llamar “criminal de guerra” a Tony Blair. Inmediatamente lo han detenido, pero las imágenes han dado la vuelta al mundo. Desde aquí le doy las gracias a ese ciudadano anónimo. Al trío de criminales de guerra, Bush, Blair, Aznar hay que recordarles siempre que se pueda, que sus crímenes no  prescriben ni se olvidan. Recuerdo ahora cómo todos los medios de comunicación se encargaron de sepultar la magnífica película de Roman Polanski sobre Blair y señora, que insinuaba, qué otra cosa, la pertenencia de ambos a la CIA (¡hechos son amores y no buenas razones!) desempolvando un caso judicial de treinta años atrás. Y la puritana sociedad dirigió, cómo no, su acusadora mirada hacia el señuelo moralista. Pero la gente, afortunadamente, no olvida…

YO

***

2 comentarios:

  1. La normalización de la moral, el puritanismo es, en efecto, un señuelo o más bien un tupido velo que esconde la inmoralidad del poder.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. El “inmoral” Blair ha aparecido ante un tribunal unos años después, para justificar sus relaciones con el “capo” de los medios comunicación, ese tal Rupert Murdoch (para el que por cierto trabaja el miserable de Aznar) y lo ha hecho justificando sus continuos encuentros secretos, con el argumento de que es imposible gobernar “si se tiene en contra a los medios de información”. Comprenderás, amigo Francesc, que ningún enemigo del sistema capitalista podría decir más a las claras en qué consiste esto que llaman DEMOCRACIA.

    Un saludo.

    ResponderEliminar