miércoles, 16 de mayo de 2012

Citas de “Autopista” (1970) - Jaume Perich






Política internacional
La mejor prueba de que en los Estados Unidos cualquiera puede llegar a presidente, la tenemos en sus presidentes.

Final feliz
…y entonces el barón y la baronesita se casaron, comieron perdices en mal estado y se murieron de una maldita vez.

Literatura infantil
¿Conocen el cuento de “Alí Babá y las cuarenta inmobiliarias? ( insistimos en señalar que el libro se publicó en 1970)

Otro refrán
A Dios rogando y con el Opus dando.

Educación de los hijos
En España aún hay mucha gente que para educar a sus hijos les dice: ¡Nene, no pienses: caca!

Observación de tipo económico
A partir de diez millones de pesetas (recuerden: año 1970), las personas honradas se pueden contar con los dedos de una oreja.

El boxeo
El boxeo, como es bien sabido, vuelve “sonados” a los que lo practican. Los que los siguen, debían estarlo ya de antes.

Cantos de sirena
Como todo el mundo sabe, los cantos de las sirenas atraen a los hombres para luego acabar con ellos. Especialmente las sirenas de las fábricas.


Sobre la guerra
Suele decirse que cuando un hombre regresa de la guerra, vuelve mucho más hombre; eso es falso, Federico Pastichet volvió mucho menos hombre: le faltaba un brazo y una pierna.

Humor negro
Los ciegos definen la fe así: “Fe es creer lo que no oímos.”

Una frase histórica
Cuando Lincoln dijo aquello de que “No se puede engañar a todos todo el tiempo”, nos estaba engañando.


Perich

***

2 comentarios:

  1. Éste Jaume Perich es todo un caso ¿no? Realmente no lo conocía, pero voy a buscar algo de él porque lo que has puesto aquí es sencillo y brillante. Una especie de "filosofar a martillazos" como diría Nietzsche.

    ResponderEliminar
  2. Hola Borgeano, efectivamente este Jaume Perich era un tipo genial, de izquierdas y ya entonces políticamente incorrecto. Estos “pensamientos” los publicaba en El Correo Catalán cada jueves en una columna titulada “Perich-Match”. Tenía entonces 28 años. Desde luego fue uno de los más grandes “humoristas” que ejercieron en la etapa final de la dictadura. Colaboró en “Triunfo”, en “La Codorniz” y dirigió junto con Manolo Vázquez Montalbán y Juan Marsé la revista de “humor” Por favor. He encontrado el libro en una librería de viejo, me ha costado 20 céntimos, es una joya que no ha perdido actualidad, para nuestra desgracia. Seguiré publicando más entradas en los próximos días.

    Un saludo.

    ResponderEliminar