martes, 19 de junio de 2012

Chantal Maillard / Párrafos de…“Bélgica” (1)






“Al final de mi viaje hay un muro. Es un muro bastante especial. Para empezar, es circular. En su interior, entre otras muchas, está la tumba del poeta surrealista Marcel Broodthaers, amigo de Magritte, y la de Charles de Coster, autor de las aventuras de Thyl Uylenspiegel y los tercios de Flandes. Y también del escultor y pintor Constantin Meunier, el cual, mientras Rodin adulaba a la burguesía con escenas mitológicas y poses intelectuales, se ocupaba de retratar la dura condición del obrero en las minas de hulla.”



“Puede que ya no exista el internado. (…) Hay un enorme candado en la reja. La puerta, pintada de verde, me parece menos imponente que entonces. La direction décline toute responsabilicé en cas de vol ou d’accident. Me pregunto qué sentido tiene esta pancarta en la parte inferior del muro, qué miedo habrían de tener a robos y accidentes, aquí precisamente, tras estos muros, donde tantas vidas jóvenes se hurtaron al mundo. ¿Qué fue lo que me robaron cuando entré aquí? ¿Qué otra vida podría haber tenido de no haber estado en tal reclusión? ¿Qué fue lo que me devolvieron, qué tipo de libertad, a partir del momento en que aquella monja altiva y despiadada firmó mi expulsión? Mére Vipére: tal era el apodo que le puse a la superiora en cuanto comprendí que el nombre de Mére Marie no le convenía lo más mínimo; más adelante supe que habría conservado el apodo hasta su muerte. Mére Vipére decidió que aquella niña de doce años que leía a escondidas, bajo las mantas, las novelas de Alejandro Dumas y se interesaba por las contiendas entre católicos y hugonotes no debía permanecer en tan honesto lugar. Acabará usted como su madre, me espetó, herida e hiriente, cuando me negué a bajar los ojos ante sus acusaciones.
Mi madre, a quien nunca terminé pareciéndome, vino a buscarme. Olía a palmeras y a lejanías.”




“Todo razonamiento medianamente bien trabado da como resultado una obviedad. Las conclusiones de un discurso están, como es sabido, contenidas en las premisas; el razonamiento es simplemente un desarrollo, responde al gusto que la mente tiene por el despliegue, su horror a la concisión, al vacío que lo simple augura.”


Chantal Maillard

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario