miércoles, 27 de junio de 2012

¿El fútbol?





El fútbol, el juego, no tiene la culpa.

Desde luego no tiene la culpa de que tú hayas votado a Rajoy.

Tampoco tiene la culpa de que antes votaras a Zapatero, Aznar o González.

El fútbol no tiene la culpa de que no te guste el fútbol, el juego digo, de que no te guste defender tus derechos, de que no te guste participar directamente en la defensa de tus intereses, en la empresa, en tu comunidad, en el barrio, en tu municipio, en la universidad, en el instituto, en tu ciudad, en tu país… De que seas un puto vago que “todo eso” lo delega. Es más cómodo, por supuesto, y así además siempre hay a quien echarle la culpa de lo que va mal y proclamarse “víctima”.

El fútbol no tiene la culpa de que los millonarios españoles no paguen impuestos. Lo que los jugadores de la roja “robaron en Sudáfrica” no es nada comparado con lo que ellos mismos roban en España y todo eso multiplicado por mil no es nada con lo que roba el partido al que votas cada cuatro años. Si a ti no te gusta el fútbol, ¿En qué coño estás pensando cada vez que los votas?

El fútbol es un juego que, instrumentalizado por el poder, puede llegar a engañar y distraer y atontar y embrutecer a millones de personas. A los que utilizan el fútbol como válvula de escape para no enfrentarse a la realidad. Y a los que le echan la culpa al fútbol como válvula de escape para “no enterarse” de cómo funciona la realidad.

El que santifica el fútbol y el que sataniza el fútbol, desde mi punto de vista, son del mismo equipo, fanáticos y ultras. Pero no les gusta el fútbol. El juego, digo. A mí si.
Como la música, a pesar de la “militar” y del propio Wagner, y la acuarela, a pesar de Hitler, y la literatura de los judíos a pesar del estado terrorista de Israel… y “el olor del jazmín que embriaga y dispone al amor en las noches de terral, y el de  la dama de noche que es un incienso poderoso, y el de las flores de azahar, que  preparan para la pasión.”, …a pesar de que, ¡ay!, el alcalde de Sevilla es un facha de mierda. Pero, ¿que culpa tiene el tomate…?


ELOTROOTRO

***

4 comentarios:

  1. Pero el "Preludio de Lonhengrin" es un golazo de Wagner, ¿no? Y tiene otros, como la Overtura de Tannhäuser y ese remolino musical en los momentos finales...
    Un saludito.

    ResponderEliminar
  2. David: Me refería al propio Wagner, no a su obra. Parece que fue un despreciable antisemita. Es un caso parecido al de Celine o al de Borges, extraordinarios escritores y abyectos personajes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Sí, sabía que iba por ahí (pero pensaba que igual condenabas la obra por el autor). Tonto que estaba... A Celine no lo he leído (y sí, ya conozco más o menos su historia)... Me han recomendado varias veces el de Viaje al fin de la noche... pero no sé...

    ResponderEliminar
  4. Sí, David, yo también sabía que ibas por ahí. Por eso he metido una de cal y otra de arena. Pero, entre tú y yo, el “cieguito facha”, en mi opinión, no le llega a la altura del zapato a Celine. Sigue la recomendación de tu amigo con “El viaje al fin…” y ya me contarás.
    Respecto a condenar la obra de un autor o al autor de una obra, comprenderás que un hombre de mi posición debe de ser muy prudente antes de emitir juicios tan categóricos. No solo están en juego los intereses de dichos autores y sus respectivas editoriales, que también son criaturitas del señor, sino también mi propio prestigio entre los medios e intelectuales que forman parte del “establishment” del Sistema (cultural). Todavía estoy pagando las consecuencias de haber afirmado que la obra de Vargas Llosa es una puta mierda desde hace treinta años para acá…
    He llegado a pensar que el Nobel y el marquesado se lo han regalado solo por llevarme la contraria…

    En fin, David, un saludito desde el frenopático.

    ResponderEliminar