viernes, 6 de julio de 2012

No nos confundamos....

3 comentarios:

  1. Hay diversas presentaciones de droga: la roja, los equipos de futbol, la rivalidad intolerante de las aficiones, los pijos del tenis, los energúmenos gritando a favor de unos futbolistas mercenarios, los pobres chiquillos del motociclismo, el espectáculo fascista de las olimpidas, etc. Todo esto es el opio del pueblo, a esto no se le aplican los recortes.

    Mucho debe tener de malo el deporte cuando todos los poderes lo fomentan.

    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Amigo Francesc, aunque coincido contigo en el fondo de la cuestión, debo discrepar en lo que se refiere a la “culpabilidad” al parecer “congénita” del deporte como tal. El deporte, pienso yo, no tiene la culpa de estas inmundas adherencias “políticas y económicas” con las que los distintos poderes manipulan a su antojo para tener entretenida y enfrentada a la parroquia y de camino realizar pingües negocios. Por supuesto que los eventos deportivos rinden grandes “beneficios políticos” a los distintos poderes. Pero convendrás conmigo que de la misma manera se aprovechan, y por eso los fomentan, de los eventos religiosos (las beatificaciones), históricos (el aniversario de “La Pepa”) militares (conmemoraciones de batallas) etc, etc… en fin, que si se trata de sacarle rendimiento político y económico esa gentuza es capaz de vestir de seda y vender a su puta madre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Y de los eventos culturales y de lo que haga falta, sí.

    ResponderEliminar