lunes, 6 de agosto de 2012

Charles Bukowski / “La tragedia de las hojas”






“La tragedia de las hojas”

Amanecí seco y lo helechos habían muerto,
las plantas estaban amarillas como el maíz.
Mi mujer me había abandonado y las
botellas vacías, como cuerpos desangrados,
me rodeaban con su inutilidad;
el sol aún servía, sin embargo,
y la carta de la propietaria, agrietada
con su tinte amarillento fino y nada exigente;
ahora, que venga un buen cómico a la antigua,
un bufón, con chistes sobre el absurdo del dolor:
el dolor es absurdo porque existe, nada más;
con cuidado afeité, usando mi vieja navaja,
al hombre que había sido joven y,
según decían, genial; pero,
he aquí la tragedia de las hojas,
de los helecho muertos, de las plantas muertas;
entonces salí al pasillo, oscuro,
donde esperaba la propietaria
execradora y final,
mandándome al diablo,
agitando sus brazos gordos y sudorosos
y gritando,
gritando por el arriendo
porque el mundo nos había defraudado a los dos.


Charles Bukowski

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario